El Copom percibe señales de reactivación con menor alza de los precios al consumidor
El Copom percibe señales de reactivación con menor alza de los precios al consumidor

La decisión se sustentó en la mejora de las perspectivas de inflación y de un repunte de la economía, tras una recesión que afectó severamente el comercio exterior con la Argentina.

"La evidencia disponible es compatible con una estabilización reciente de la economía brasileña y la posible recuperación gradual de la actividad económica", afirmó el Comité de Política Monetaria (Copom) del BCB.

Se trata del primer recorte de la tasa Selic en más de tres años, tras un ciclo de ajuste monetario destinado a contener una inflación creciente

La tasa llegó al 14,25% en julio de 2015, como parte de un ciclo de alzas destinado a enfrentar el aumento de los precios registrado ese año, que cerró con una inflación de 10,67%, la mayor en trece años.

"El Comité entiende que la convergencia de la inflación hacia la meta para 2017 y 2018 es compatible con una flexibilización moderada y gradual de las condiciones monetarias", indicó la institución.

El Copom "evaluará el ritmo y la magnitud de la flexibilización monetaria a lo largo del tiempo, de modo de garantizar la convergencia de la inflación para la meta de 4,5 por ciento".

Los analistas anticipaban que el Copom optaría por una reducción a partir de octubre, su penúltima reunión de 2016.

El 14% anual de Brasil aún se considera elevado, muy por encima del 10% de Rusia, del 6,25% de India y del 4,75% de México, otros gigantes emergentes, aunque luce baja en comparación con la tasa de referencia de su mayor socio en el Mercosur: 26,75% en la Argentina.

DOS AÑOS EN RECESIÓN

La mayor economía de América Latina está en recesión desde el año pasado cuando su PBI se contrajo 3,8%, y para este año el gobierno prevé una caída de 3 por ciento.

La caída del PBI ha arrastrado al mercado de trabajo y el desempleo trepó a su máximo desde 2012 con 11,8% en el trimestre cerrado en agosto; otro factor que frena también el consumo en este país de 206 millones de habitantes, que vivió años de esplendor en la década pasada llegando a ser la séptima economía del mundo.

El gobierno del conservador Michel Temer -que asumió tras la destitución de la izquierdista Dilma Rousseff en agosto- impulsa una reforma constitucional para limitar el gasto público durante los próximos 20 años, limitándolo al mero aumento de la inflación.

El proyecto ya superó la primera de cuatro votaciones que debe atravesar en el Congreso, y todo indica que el gobierno cuenta con el apoyo parlamentario para aprobarlo antes de fin de año.

Información EFE