En medio de la discusión legislativa por los distintos proyectos que cambian el impuesto a las Ganancias, desde el IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal) salieron a advertir sobre el costo que tendrían los cambios propuestas de una vereda y otra. Según Andrés Mir, el proyecto del gobierno le costaría $22.000 millones el año que viene. Sin embargo, la propuesta del diputado del Frente Renovador, Sergio Massa, es mucho más agresiva: "Según nuestros cálculos el impacto es de $100.000 millones el año que viene y llega a $150.000 millones en el 2019".

Semejante costo está relacionado con un ajuste sustancial del mínimo no imponible que salta a los $67.000, más del doble que la propuesta de Cambiemos y además la aplicación del impuesto en las distintas escalas (lo que se conoce como la "tablita" de Machinea) se reduce sustancialmente. "Ninguna de las propuestas presentadas por la oposición alcanza para nada a compensar ese costo. Y en el caso de la renta financiera, habría que tener cuidado porque puede incentivar la compra de dólares y complicar el financiamiento del gobierno o del Banco Central".

“El mínimo no imponible debe ajustarse en forma automática, si no estamos igual que con el gobierno anterior”

-¿Qué opina del proyecto del gobierno sobre Ganancias?

– Por un lado reduce la presión impositiva, aunque la adecuación será gradual en los próximos años. Y por primera vez se modifica la tablita de Machinea, que no se tocaba desde el 2001. Es cierto que hay más gente que se vería alcanzada por el impuesto, pero arrancan con una alícuota reducida del 2%. Y para los tramos más bajos pasa del 9% al 5%. Es decir que unas 200.000 personas pasarían a pagar Ganancias, pero la mayoría de los asalariados tendrían una reducción de la presión fiscal.

-¿Y qué pasa con el ajuste del mínimo no imponible?

-Sin dudas es el punto más objetable, porque no establece un ajuste automático, que es una de las criticas que se le hizo al gobierno anterior. Seguramente es algo que habrá que hacer para que no pase lo de otros años, cuando por la inflación más gente terminó pagando el impuesto. Por otra parte, el aumento de 15% para el año que viene es insuficiente y hará que más asalariados pasen a pagar Ganancias, aunque con alícuotas muy reducidas.