Renzo Olivo se despidió del Challenger de Szczecin de Polonia tras perder por un doble 7-5 ante el japonés Taro Daniel. Sin embargo, dejó su huella en el torneo con uno de los puntos más insólitos de la temporada.

El rosarino había caído en el primer set y se disponía a realizar su servicio con el segundo parcial 5-5. Olivo estaba 15-0 cuando optó por llevar a cabo un saque increíble que dejó estático al asiático.

El tenista de 25 años picó unas pocas veces la pelota y rápidamente decidió cruzar la pelota del otro lado de la red desde abajo, como si se tratara de un saque de padel.

Obviamente, Daniel no llegó siquiera a reaccionar ante una maniobra inesperada de su contrincante y Olivo se puso 30-0 arriba, en un game que para colmo terminó perdiendo. El japonés ganó los cuatro siguientes puntos y se puso 6-5 arriba, para terminar el partido 7-5.

El 117° del mundo, que en el debut de este torneo se impuso ante el italiano Salvatore Caruso, había ganado notoriedad a mitad de año cuando eliminó de Roland Garros a Wilfred Tsonga.

Cabe destacar que este hecho tiene antecedentes en el mundo del tenis aunque es poco frecuente ver que un protagonista se anime a llevarlo a cabo. El más recordado es el que Michael Chang le hizo a Ivan Lendl en el Roland Garros de 1989, aunque en esa ocasión no pudo sorprender a su rival.

LEA MÁS: