Lamborghini organizó un desafío particular en el que expuso a su último modelo en medio de la nieve para competir frente una avioneta.

La marca italiana diseñó el duelo "Tierra-Aire" en donde el aire y la nieve decoraron una competencia visual que cautivó a los fanáticos de los autos.

Una de las escenas que más cautivó a los admiradores fue la maniobra que protagonizó el Aventador S, derrapando sobre la blanca pista para "batir su propio ego".

El motor V12 de 740 CV y la carga aerodinámica superior al modelo anterior representaron las herramientas que convirtieron a la nave amarilla en la principal atracción del espectáculo.

LEA MÁS