(Télam)
(Télam)

El árbitro Ariel Penel debió haber cobrado penal ayer cuando Juan Cruz Komar abrió su brazo e interceptó el remate al arco de Santiago Vergini en el partido que Boca perdió con Talleres de Córdoba en la Bombonera. No lo hizo y el Xeneize llegó así a los ocho meses y cuatro días sin penales a favor.

La situación no pasó inadvertida: "Uno ve que es penal pero nada que decir del árbitro. Se equivocan a favor y otras veces en contra. Creo 100% en su honestidad. Hace nueves meses que no nos cobran un penal. Ya vendrán y será en cadena", lanzó ayer Guillermo Barros Schelotto, técnico de Boca, luego de la derrota.

Tiene argumentos para quejarse Boca. Hace más de ocho meses que no cuenta con un penal a favor. El último fue el 15 de julio de 2016 en la recordada derrota Independiente del Valle y posterior eliminación en semifinales de la Copa Libertadores. El remate había sido ejecutado por Nicolás Lodeiro y atajado por el arquero Librado Azcona.

La última vez que Boca celebró un gol de penal fue en el marco de la Copa Libertadores de América y lo convirtió Carlos Tevez, en un 3-1 a Cerro Porteño por los octavos de final del certamen, en un partido disputado el 6 de mayo de 2016.

¿Y en el campeonato?

Hay que remontarse al 22 de mayo de 2016 para encontrar la última vez que a Boca le dieron un penal en el ámbito local. Fue en el 0-0 ante Defensa y Justicia cuando el árbitro Fernando Echenique cobró la pena máxima por mano en el área pero luego el arquero Gabriel Arias contuvo el remate de Federico Carrizo.

Es de Carlos Tevez, en tanto, el registro del último gol convertido de penal para Boca en el torneo local. Fue el 23 de agosto de 2015, ante Godoy Cruz, en un partido que terminó con victoria por 2-0 para los entonces dirigidos por Rodolfo Arruabrrena.