Poco antes de que saliera el sol, un grupo de jóvenes protagonizó una brutal escena en la puerta del boliche Ink de Palermo, situado sobre la avenida Coronel Niceto Vega, intersección con Fitz Roy. De esta gresca participó el futbolista de Vélez Héctor Canteros, quien habría sido golpeado al intentar separar.

El mediocampista del conjunto de Liniers quedó desafectado de la nómina de Omar de Felippe para viajar hoy a Rosario, de cara al amistoso de mañana frente a Central, por una molestia que arrastra. Quiso disfrutar de su tiempo libre, pero la noche terminó de la peor forma.

Según informaron A24 y Radio La Red, unas 15 personas participaron de esta batalla campal, que arrojó como saldo tres detenidos (una pareja y otro hombre) derivados a la comisaría 29 y varios heridos.

Otro episodio de violencia que roza al mundo del fútbol (Getty)
Otro episodio de violencia que roza al mundo del fútbol (Getty)

El desmadre se produjo por la discusión subida de tono entre los hombres demorados. En la vereda quedaron rastros de sangre, escombros y pedazos de uno de los vehículos de los implicados, que fue atacado.

Tito sufrió varios golpes pero no quiso ser atendido por personal médico del SAME. En la jornada de hoy tendría que presentarse a entrenar con los jugadores que no formarán parte de la prueba ante el Canalla.

Los dos heridos de consideración fueron trasladados al Hospital General de Agudos Juan Antonio Fernández, ubicado a unas 35 cuadras de donde trascendió el hecho. "Sobrecarga muscular" fue el parte médico oficial de Canteros, horas antes de la salvaje pelea.

LEA MÁS: