Hubo un solo tema en el que Miguel Ángel Pichetto se tomó un tiempo para hilvanar la respuesta. Fue cuando tuvo que responder a favor de Cristina Kirchner y hablar en su propia defensa. Uno de los rotarios, participantes del almuerzo semanal con invitados de la política y la economía, preguntó por el Memorándum de Entendimiento con Irán. Nobleza obliga, recordó que del 2003 al 2010, cuando murió Néstor Kirchner, viajó cada año a la ONU como jefe del bloque del Senado ("aunque no me gusta viajar, no me gustan los aviones ni los aeropuertos"). Dijo que en esos años "hubo un discurso monocorde" sobre la causa AMIA y se planteaba "que el estado iraní no colaboraba y que había cierta complicidad con los autores del atentado". Y dijo también que después de la muerte de Kichner la política internacional cambió, lo que atribuyó a "la búsqueda de una alternativa". A favor de CFK, planteó que Argentina e Irán no modificaron el intercambio comercial, "descarto cualquier situación vinculada a negocios personales", dijo y recordó, además, que ante la Asamblea Legislativa la propia ex presidenta "dijo que el memorándum había fracasado porque la asamblea iraní no lo había ratificado y pidió ideas al Congreso" para avanzar. "Creo que intentó destrabar el proceso" y que como Presidenta "de 2012 en adelante quiso constituir un liderazgo internacional y posicionarse". Incluso aseguró que "no fue un debate express" y que en el Senado participaron distintos sectores, entre ellos la comunidad, el canciller Héctor Timerman "y Nisman que no manifestó objeciones al memorándum, está la versión taquigráfica". "En el debate parlamentario hubo una especie de aval a esa intención, pensando que se podían tomar indagatorias y hasta iba a viajar el juez y el fiscal", concluyó antes de criticar que "en este país falta memoria".