Miguel Ángel Pichetto, mientras 'teje' políticamente con los gobernadores para seguir en el Senado como jefe del bloque del FpV-PJ, aun cuando Cristina Kirchner entre como senadora, asegura no tener rencores. Cuando por error la periodista Clara Mariño leyó una pregunta de un rotario en la que lo llamaban gobernador, el rionegrino se rió. "Lamentablemente no he podido ser gobernador, una de las mayores frustraciones que he tenido", dijo y agregó en su charla en el hotel Sheraton que "a veces es difícil aceptar que el pueblo no lo votó", así, en tercera persona del singular, se expresó sobre sí mismo. De inmediato se corrigió, porque en Río Negro nunca pudo ser gobernador, y de hecho Carlos Soria lo fue gracias a un acuerdo entre ambos, pero sí ganó elecciones, por ejemplo a intendente de Sierra Grande, Río Negro, provincia a la que llegó a los 25 años desde Banfield. "A veces se gana, a veces se pierde", siguió el senador que en el 2015 perdió como candidato a gobernador por casi 20 puntos frente a Alberto Weretilneck, candidato por una fuerza provincial que este 2017 quedó en segundo lugar detrás del PJ.