Los Stones representaban el antiautoritarismo y la rebeldía, eso los distinguía de los Beatles.

¿Cómo eras sus Satánicas Majestades antes de tener simpatía por el diablo? ¿qué pensaban los jovencitos Jagger y Richards de la fama? ¿soñaban con subirse a un escenario cuando fueran abuelos? Las respuestas a estas preguntas las tiene el fotógrafo Terry O'Neill que fue compañero de correrías de la banda —de shows, de grabaciones y de fiestas— entre 1963 y 1965. Estas fotos son el testimonio de una época en la que, como nos cuenta el fotógrafo, tanto The Rolling Stones como él eran jóvenes y "muy inocentes".

"Totalmente, todos éramos muy inocentes, y creo que eso está muy bien capturado en las fotos. Les encantaba que les tomaran fotos y toda la atención que se les daba. Cuando nos reuníamos en un bar para hablar de lo que iba a suceder cuando todo esto pasase, también estaban los Beatles por allí, y siempre nos preguntábamos: "¿De qué vamos a trabajar cuando todo esto acabe, qué vamos a hacer?". Porque todos estábamos seguros de que nos iban a permitir hacer nuestros trabajos —fotos o en su caso cantar y tocar instrumentos— sólo hasta cierto punto y que un día tendríamos que conseguir un trabajo serio y formal. Esto era así. Por supuesto, nunca tuvimos que buscar otro trabajo. Jamás nos imaginamos que seguiríamos en esto a los 40 años, nos reíamos cuando lo pensábamos. Y los Rolling, por supuesto, no se planteaban que a la edad que tienen hoy seguirían presentándose", nos cuenta el fotógrafo británico.

Cuando The Rolling Stones tocaban en el Marquee Club (Oxford Street, Londres), por allí andaban dos jóvenes fotógrafos, Terry O'Neill y Gered Mankowitz, que documentaron el arranque de la maquinaria "stoniana", cuando todavía no eran estrellas, sino cinco jóvenes que no llamaban, precisamente, la atención por su estilo, ni por su forma de vestir. "De aquellos años recuerdo, sobre todo, lo dulce que era Keith. Todos, en realidad, eran unos chicos magníficos, muy buenas personas que jamás pensaron que se iban a convertir en lo que hoy se han convertido. Si hubiésemos apostado, todo el mundo habría apostado que no serían famosos. Pero sucedió: son el grupo más famoso del mundo". Terry O'Neill también hizo fotos, incluso antes, a Los Beatles. De hecho, fue el primer fotógrafo que capturó la imagen de Lennon, McCartney, Starr y Harrison. Así que también los conoce bien. ¿Qué diferencias hay entre ambas bandas?

"Los Beatles iban perfectamente vestidos, lustrosos y con trajes elegantes, con unos cortes de pelo perfectos, mientras que los Stones eran como cinco monstruos prehistóricos. Parecían desaliñados y sucios. Se dieron cuenta de que tenían que tener un aspecto diferente para destacar y yo lo llevé un paso más allá y sugerí que los fotografiáramos como si fueran de bolo en bolo, llevando sus propias maletas y aparentando ser una banda itinerante de juglares. Cuando llevé las primeras fotos suyas al director del periódico para el que trabajaba, casi se cae muerto. Me pidieron que encontrara un grupo con buen aspecto. Y entonces hice a otro grupo, con mejor presencia que los Rolling", asegura O'Neill.

Para O'Neill, los Rolling, aquellos Rolling casi juveniles en la liga de la música, estaban obsesionados con componer, no les preocupaba su aspecto —el cambio de look de la banda llegó unos años después— y mucho menos el éxito. De hecho, no veían el futuro dentro del mundo de la música, porque ni si quiera se lo planteaban, no porque no estuvieran seguros de su calidad. Y en el lema rockero de sexo, drogas y rock and roll, ¿qué preferían? "Lo más importante, por lo menos para The Rolling Stones, era la música. Eran un grupo de blues al cien por cien, y luego ya llegaron las drogas, aparecieron por su camino. Y se metieron en un mundo que fue una cosa estúpida, pero todos jugaban con las drogas en aquellos días, incluso yo, porque trabaja junto con ellos. Los músicos se quedaban toda la noche trabajando y se levantaban a cualquier hora del día, así que se podían meter todas las drogas que quisieran. En tercer lugar, llegó el sexo, pero no para mí (risas)".

Para terminar, una definición de la banda de Jagger, ¿qué significaban en aquella época del swinging London?: "Los Stones representaban el antiautoritarismo y la rebeldía y eso los distinguía de los Beatles".

Publicado originalmente en VICE.com