¿Acabarán los robots sexuales con las relaciones humanas?

Parece que la comunidad científica ha estado trabajando sin descanso durante este año para reducir al mínimo la interacción entre las personas en todos los aspectos de la vida, desde la entrega de la pizza a los desplazamientos con Uber, y ahora también con la creación de máquinas sexuales cada vez más realistas.

Respecto a estas últimas, los expertos en la industria del sexo robótico temen que estos inventos puedan acabar arruinándole la vida a la gente, según afirman algunos medios.

“Estas máquinas estarían siempre disponibles y nunca dirían que no, por lo que podrían ser perjudiciales para personas con tendencia adictiva” — Joel Snell

Expertos en robótica y terapeutas sexuales han manifestado su preocupación por que la existencia de estos "follabots" humanoides a lo exmachina, siempre preparados y dispuestos a satisfacer nuestras necesidades, puedan convertir a las masas en maníacos adictos al sexo.

Los usuarios podrían tener dificultades para abandonar el palacio del placer sexual tecnológicamente avanzado y desvincularse de sus muñecos o muñecas.

"Estas máquinas estarían siempre disponibles y nunca dirían que no, por lo que podrían ser perjudiciales para personas con tendencia adictiva", explicó Joel Snell, investigador del Kirkwood College al diario británico Daily Star.

"La gente podría obsesionarse con sus amantes robóticos, siempre fieles y complacientes, e incluso podrían llegar a organizar su vida de forma que pudieran seguir practicando sexo con ellos".

“La gente podría obsesionarse con sus amantes robóticos, siempre fieles y complacientes” — Joel Snell

Si bien cuesta imaginar cómo podría perjudicar a la sociedad el hecho de utilizar máquinas para tener sexo, puede que haya algo de cierto en lo que dice Snell.

"El sexo robótico podría ser mejor que con humanos", añadió. "No sería la primera vez que las máquinas mejoran o sustituyen a los humanos en ciertas funciones".

Publicado originalmente en VICE.com