Equifax, una de las empresas más importantes del mundo dedicadas al análisis de riesgo crediticio, fue hackeada. Esto afectó a 143 millones de cuentas, y ya se habla del mayor robo de datos personales de la historia.

Se obtuvieron los datos de las tarjetas de crédito de 209 mil clientes y documentación de 182 mil usuarios de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá. También se robaron contraseñas, números de seguridad social y de licencias de conducir.

Equifax se dedica a supervisar la situación financiera y general de los solicitantes de créditos en Estados Unidos. De ahí que este ciberataque tenga tanta repercusión.

De acuerdo con la empresa, el ataque se inició a partir de la vulnerabilidad de una de sus aplicaciones web y los informes crediticios no parecen haber sido sustraídos. De todos modos se extrajo una gran cantidad de datos, lo que representa un riesgo enorme para las víctimas de este ciberdelito.

Con toda la información robada se podrían sacar créditos o hipotecas en nombre de otros. Esto implica un potencial riesgo financiero y hasta judicial. Porque también se podrían perpetrar estafas y otros delitos por medio de la documentación robada.

"Pese a que todavía no hay ningún informe con un análisis forense profundo de cómo fueron comprometidos (los datos), todo indicaría que fue a través de alguna vulnerabilidad en la Web que les permitió obtener archivos o bajarse la base de datos", explicó el especialista en seguridad informática de Immunity, en diálogo con Infobae.

Desde la compañía habilitaron una página para que los usuarios puedan revisar si sus datos fueron vulnerados.

El primer paso, una vez que se ingresa allí es hacer click donde dice Comenzar registro (Begin enrollment). Luego hay que escribir el nombre y los últimos seis dígitos del número de seguridad social. Una vez hecho esto se recibirá una notificación avisando al usuario si fue afectado o no.

En caso de haber sido impactado, se le ofrecerá la opción de inscribirse, de forma gratuita y por un año, en TrustedID Premier, una firma de protección de identidad de Equifax.

Al ingresar a ese programa premium, el usuario obtiene una copia de su información crediticia, puede hacer un seguimiento de su historial y obtiene un seguro contra robo de identidad.

Equifax se enteró del ataque el 29 de julio, pero recién lo hizo público el 7 de septiembre. No queda claro el motivo que dilató la comunicación al público, pero se estima que podría haber sido una estrategia de la empresa o del mismo gobierno de Estados Unidos para poder dar con los responsables del delito sin levantar sospechas.

"Esto es claramente un suceso decepcionante para nuestra compañía, y uno que ataca la esencia de quienes somos y lo que hacemos. Quiero pedir disculpas a nuestros clientes y clientes empresariales por la preocupación y frustración que esto causa", expresó Richard Smith, CEO de la empresa, por medio de un comunicado.

LEA MÁS: