(Reuters)

La marina de Rusia bombardeó este jueves con misiles de crucero posiciones del grupo terrorista Estado Islámico (ISIS, en inglés) en Deir Ezzor, donde el régimen sirio se encuentra combatiendo en las calles de la capital de los yihadistas en Siria.

El lanzamiento de siete misiles Kalibr fue realizado por los submarinos Kolpino y Velikiy Novgorod, desplegados en el Mar Mediterráneo, según informó el Ministerio de Defensa ruso.

"El 14 de septiembre los submarinos Kolpino y Velikiy Novgorod del proyecto 636.3 ubicados en la parte oriental del mar Mediterráneo atacaron desde posición sumergida instalaciones importantes del grupo terrorista Daesh en Siria con misiles de crucero Kalibr", dice un comunicado citado por la agencia estatal Sputnik, en la que se utiliza el acrónimo en árabe para referirse al ISIS.

Dos submarinos de la clase Kilo participaron en el ataque. En la foto el Krasnodar (Ministerio Defensa Rusia)
Dos submarinos de la clase Kilo participaron en el ataque. En la foto el Krasnodar (Ministerio Defensa Rusia)

El texto añade que "los datos de control objetivo confirmaron la destrucción de todos los objetivos fijados", que se ubicaban a distancias de entre 500 y 670 kilómetros de los submarinos diésel de la clase Kilo de 2.300 toneladas de desplazamiento.

A principios de septiembre la fragata Almirante Essen había realizado un ataque similar contra posiciones del ISIS con misiles Kalibr, y en junio este mismo buque junto a la fragata Almirante Grigorovich y el submarino Krasnodar, habían conducido otro bombardeo.

Las fuerzas del presidente sirio Bashar al Assad, apoyadas por Rusia, se encuentran combatiendo en Deir Ezzor desde 2012, cuando el ISIS tomó el 90% de la ciudad con la excepción de un enclave que quedó en manos del régimen.

La semana pasada el ejército sirio finalmente rompió el asedio sobre este enclave y pasó a la ofensiva con el objetivo de tomar por el este la ciudad, capital del grupo yihadista y la última localidad de grandes dimensiones en su poder, sin contar los pocos barrios de Raqqa que están prontos a caer en manos de la coalición rebelde apoyada por Estados Unidos.

Esta misma alianza, enemiga del gobierno sirio, se lanzó sobre Deir Ezzor desde el este la semana pasada, para intentar ser parte de la conquista de la ciudad y se encuentra también combatiendo contra el ISIS en las afueras.

LEA MÁS: