William Wallace durante el juicio que lo llevó a la sentencia de muerte. Fue ejecutado de la manera más cruel que podría soportar un hombre
William Wallace durante el juicio que lo llevó a la sentencia de muerte. Fue ejecutado de la manera más cruel que podría soportar un hombre

Fue casi inimaginable tanto odio.

William Wallace (35), el indomable héroe escocés, traicionado por su amigo y compañero de armas Sir John de Menteith, llevado con engaños hasta el castillo de Carslile, y encerrado en una mazmorra, comprende que su vida y su cruzada llegan al ocaso…

Custodiado y atado, lo llevan a Londres: un asfixiante viaje de diecisiete días sin más alimento que pan y agua.

Empieza el juicio. Cargo: alta traición.

Se defiende: "Es falso, porque nunca juré lealtad al rey inglés".

Inútil.

Porque la condena, la ejecución y el bestial destino de su cuerpo estaban pactados de antemano, y hasta el último detalle truculento.

Ese mismo día, 23 de agosto de 1305, atado por los pies a dos caballos y envuelto su cuerpo en una piel de animal para que permaneciera intacto –el resto llegaría más tarde– lo arrastran por las calles de Londres a lo largo de seis kilómetros…, mientras una multitud lo apedrea. Y así llega a Smithfield, la capital del patíbulo.

Lo ahorcan rápidamente y por poco tiempo. No para que muera: sólo para un desmayo.

Lo descuelgan.

Le cortan los genitales.

Lo destripan.

Le cortan la cabeza, clavada en una pica en el Puente de Londres.

Pero no es el fin del horror: cortados sus pies y sus manos, son mandados a distintas y extremas comarcas inglesas.

Por último, en Alberdeen, donde llegó el pie izquierdo, entierran lo que queda del cuerpo.

Créase o no, ese atroz modo de pena de muerte inventado por los normandos no cesó… ¡hasta el siglo XVIII!

¿Cuál fue el crimen de William Wallace? Luchar por la independencia de su patria, Escocia, sublevándose contra la Corona y el reinado de Eduardo I, "el piernas largas".

¿Quién era William Wallace?

Su historia, algo vaga y diluida por la imprecisión propia de aquellos remotos tiempos, llegó hasta tiempos más modernos a través de un poeta del fines del siglo XV: Harry el Ciego.

Según la investigación de Harry, Wallace nació el 3 de abril de 1270 en Elderlise, costa suroeste de Escocia, aunque parece que por sus venas corría sangre galesa.

No era un highlander sino un lowlander: hombre de las tierras bajas.

William Wallace fue capturado en 1305 cerca de Glasgow y llevado a Londres (Getty Images)
William Wallace fue capturado en 1305 cerca de Glasgow y llevado a Londres (Getty Images)

A pesar de que la película Braveheart (Corazón valiente), de 1995, escrita, dirigida y protagonizada por Mel Gibson, lo señala como un campesino, era hijo de un noble terrateniente: Sir Malcom Wallace.

Como no era primogénito –sin derecho a herencia– se acercó a la iglesia. A la escuela de su tío, eclesiástico, cerca de Stirling –nombre clave en su historia–, y allí aprendió inglés y latín.

De vuelta a su aldea se casó con Marian Braidfoot, que le dio una hija: Elizabeth.

Cuenta la leyenda que Marian fue asesinada por un sheriff local, y que el crimen hizo explotar la rebelión de Wallace contra Inglaterra y Eduardo I.
Pero no hay registro de tal suceso: Marian murió antes de que se desataran las batallas.

El contexto: la pugna por el trono de Escocia, que Eduardo I quería para su hijo, y la oposición armada de Wallace. Que, armado de su famosa –y hoy histórica– de más de un metro y medio entre hoja y empuñadura, libró varias escaramuzas en su comarca.

¿Por qué una espada tan larga? Porque Wallace, a diferencia de Mel Gibson, era un gigantón de dos metros de alto, y brazos fuertes como aspas de molino…

Encarcelado, huyó, reunió a campesinos y artesanos, los convirtió en más que aceptables guerreros, y avanzó hasta Stirling, donde libraría su más famosa batalla.

Pero sus primeras acciones, harto de la opresión inglesa, dolorido por la muerte de su padre y el destierro de su madre, se lanzó al pillaje –en el juicio fue acusado de ladrón–, avanzó con su puñado de hombres (apenas cincuenta…) hasta Loudun Hill, el castillo del caballero inglés Fennwick, asesino de su padre, y cargó contra los doscientos soldados que custodiaban el lugar.

La Corona puso precio a su cabeza. Como el Robin Hood de la leyenda, se refugió con su escuadrón en el bosque de Ettrick, y con tácticas guerrilleras causó muchas bajas inglesas…

Antony Bek, príncipe de Durham, durante la batalla de Falkirk que lideró para triunfar sobre las tropas de Escocia y condujo a la captura de William Wallace (Getty Images)
Antony Bek, príncipe de Durham, durante la batalla de Falkirk que lideró para triunfar sobre las tropas de Escocia y condujo a la captura de William Wallace (Getty Images)

Lucha desigual pero victoriosa: mataron a más de la mitad… incluido Fennwick.

Mientras tanto, un complejo ajedrez político estaba en marcha…

En 1290, Escocia cayó en una profunda crisis por la muerte de Margaret I, la única hija legítima del ya muerto rey Alejandro III.

Al principio, Margaret fue reconocida por Eduardo I: en sus planes estaba casara con su hijo para lograr la unificación con Escocia. Pero su muerte desató una dura disputa por la sucesión entre varias familias de nobles escoceses. En ese momento, un Consejo de esos personajes hacía las veces de rey…

La disputa entre nobles tuvo dos apellidos dominantes: los Bruce y los Bailleul.

Pero a río revuelto, ganancia de un pescador: Eduardo I, que invadió Escocia, se apoderó de sus instituciones, promulgó el edicto de Expulsión de los Judíos, excluyó a los Bruce y a los Bailleul… y ocupó las tierras de William Wallace: ¡su casa!

La mecha del polvorín estaba encendida…

En mayo de 1297, Wallace y su ejército entran por primera vez en combate franco. Ataca la Torre de Lanark, asesina al sheriff inglés… y el 11 de septiembre (hace 720 años) emprende el gran combate: la Batalla del Puente Stirling.

Las tropas escocesas, de apenas 2.300 hombres, baten a los ingleses: un ejército de 300 caballeros pesados (con armaduras) y 10 mil de infantería ligera. Choque especialmente cruel, ya que el Puente de Stirling, muy angosto, apenas dejaba pasar cuatro o cinco jinetes por vez…

Vencedor, Wallace es nombrado Guardián de Escocia. Y, envalentonado, manda a su tropa a conquistar York, la mayor ciudad del norte de Inglaterra, y altamente estratégica para la Corona.

El primer día de abril de 1298, los ingleses al mando del rey Eduardo I y las huestes de Wallace se enfrentan en la batalla de Falkirk.

Mel Gibson hizo popular para el mundo la historia de William Wallace. El único detalle: el auténtico no se pintaba de celeste… ni de ningún color
Mel Gibson hizo popular para el mundo la historia de William Wallace. El único detalle: el auténtico no se pintaba de celeste… ni de ningún color

Allí, Wallace estrena un arma secreta: los schiltroms, soldados con lanzas de dos metros para detener las cargas de caballería… inspiradas en las falanges de Alejandro Magno (356 a 323 Antes de Cristo). Lo lograron al principio, pero después entraron en acción los temibles Arqueros de Gales, de tiro largo y excepcional puntería, y aplastaron a los escoceses…

Wallace, fugitivo y oculto, eludió a sus perseguidores durante siete años, hasta el 5 de agosto de 1305. Pero no pudo evitar el bárbaro final.

Como última voluntad pidió que su corazón fuera llevado a Tierra Santa. Pero en el camino, los custodios escoceses fueron capturados en España tras un choque contra los musulmanes.

Muhammed IV, rey nazarí de Granada, al saber que era el corazón de Wallace, lo envió a Alfonso XI de España, que finalmente lo devolvió a Escocia.

Está en la Abadía de Melrose.

Es el verdadero Braveheart. El Corazón Valiente de las leyendas y del film.
Como suele suceder, en la película hay transgresiones históricas que violan la historia real en aras del espectáculo.

Por ejemplo, William Wallace no se pintaba la cara de azul, como Mel Gibson. Era una costumbre de los Pictos: pueblo que habitó Escocia en tiempos de la invasión romana.

Pero eso no invalida la épica. Estremece a la platea en la ardiente oscuridad. Y la pantalla de plata es la verdadera reina de la historia.