La popular disciplina fitness que combina movimientos de tipo aeróbico con coreografías inspiradas en ritmos latinos como el Reggaeton es la última víctima de la censura del régimen iraní, una rutina de ejercicios que al parecer no es vista con buenos ojos por la Federación Deportiva Nacional debido a que no representaría los valores Islámicos tradicionales.

"A raíz de actividades como Zumba, se recuerda que realizar movimientos rítmicos o bailar de cualquier forma no es legal de ninguna manera por lo que se requiere su prohibición" compartió a principios de este mes en una carta dirigida al ministro de la juventud Ali Majdara, el director de la organización deportiva a cargo de llevar adelante la nueva directriz.

Zumba se suma a otras actividades censuradas por el régimen como el juego del billar y las maratones donde hombres y mujeres compartan el mismo espacio. Por un breve período se prohibió a los luchadores libres de EEUU tras el anuncio del presidente Trump sobre viajes desde determinados países de Medio Oriente
Zumba se suma a otras actividades censuradas por el régimen como el juego del billar y las maratones donde hombres y mujeres compartan el mismo espacio. Por un breve período se prohibió a los luchadores libres de EEUU tras el anuncio del presidente Trump sobre viajes desde determinados países de Medio Oriente

La iniciativa busca alentar la práctica de actividades atléticas para todos "dentro del marco supremo de la ideología Islámica", donde aparentemente la rutina de Zumba no entraría en dicho contexto. Las clases de la popular disciplina han sido canceladas a nivel nacional, algo que recuerda a medidas tomadas en el pasado sobre todo en lo que respecta a actividades vinculadas a la mujer.

En Irán las mujeres se encuentran sometidas de manera mucho mas restrictiva a la censura del régimen que sus contrapartes masculinos, con estrictas normas que deben cumplir en lo que hace a su vestimenta e interacción en público con hombres.

#Tehran summer Vibes #Mood

A post shared by Rich Kids Of Tehran (@therichkidsoftehran) on

Las redes sociales en Irán están fuertemente censuradas, plataformas que al parecer también se oponen al estilo de vida basado en ideales Islámicos. Las transmisiones en vivo desde Instagram, solo uno de los ejemplos. Detalle de la cuenta de los "Niños Ricos de Teherán" prohibida en Irán.

A pesar de que distintos intentos de burlar la censura de Zumba – como su cambio de nombre a "aeróbica avanzada" – la práctica del baile continúa siendo ilegal, a pesar de que en los últimos años hayan surgido una variedad de gimnasios en ciudades como Teherán donde se practicaban de manera explícita las coreografías latinas.

Con características de culto al estilo de otras rutinas como Crossfit y SoulCycle, las fanáticas iraníes aprovecharon el poder de expresión que todavía les brindan las redes sociales para expresar su descontento. Una persona citada por The Independent compartió su enojo en Facebook: "Irán prohíbe Zumba en todos los gimnasios por ser anti Islámico. Un régimen que se entromete en todo aspecto de la vida personal".

Irán cuenta con más de 20 millones de usuarios de Internet, quienes sufren la censura de plataformas como YouTube y Facebook así como de sitios de noticias
Irán cuenta con más de 20 millones de usuarios de Internet, quienes sufren la censura de plataformas como YouTube y Facebook así como de sitios de noticias

El periódico estadounidense Los Angeles Times compartió el testimonio de Zohre Safavizadeh, una estudiante de Zumba iraní que aseguró "la prohibición es vista como una reacción a las mayores libertades propuestas por el presidente moderado Hassan Rouhani, quien fue reelecto en mayo".

La iraní aseguró que los sectores más conservadores intentan deshacer las promesas de menor censura, algo que compartió las priva de algo tan aparentemente inofensivo como Zumba, que además les hace felices.

El director de cine Asghar Farhadi, ganador del premio al mejor guión en el Festival de Cannes por su film “Forushande”, es otra víctima de la censura en Irán
El director de cine Asghar Farhadi, ganador del premio al mejor guión en el Festival de Cannes por su film “Forushande”, es otra víctima de la censura en Irán

El alcance de la censura gubernamental en Irán alcanza el uso de Internet, en un país donde se calcula alrededor de 20 millones de personas tienen acceso a la red, el segundo entre las naciones de Medio Oriente solo después de Israel.

Durante los últimos años proveedores de Internet han sido obligados a bloquear el acceso a sitios pornográficos y anti religiosos, además de apuntar contra plataformas sociales populares como Facebook y YouTube y sitios de noticias.

LEA MÁS: