Activistas se manifiestan en San Petersburgo (AP Photo/Dmitry Lovetsky)
Activistas se manifiestan en San Petersburgo (AP Photo/Dmitry Lovetsky)

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) condenó este martes a Rusia por discriminación y vulneración de la libertad de expresión por la llamada "ley de propaganda gay", que prohíbe la promoción de la homosexualidad.

Tres activistas homosexuales condenados por faltas y sanciones diversas llevaron el caso a Estrasburgo. Ahora Rusia tendrá que indemnizarlos con 43.000 euros por daños morales tras el fallo, que contó con el voto contrario del juez ruso, Dmytri Dedov.

La sentencia concluye que la citada ley "no define claramente los límites y su aplicación ha sido arbitraria" y añade que "no sirvió a ningún interés público legítimo", sino que, al contrario, reforzó el estigma y prejuicio y alentó la homofobia".

Los tres hombres fueron condenados en Rusia por haber desplegado una pancarta ante un liceo en la que proclamaban que la homosexualidad es "normal" y "no una perversión". Antes de recurrir a la CEDH, los denunciantes habían perdido en Rusia todos sus recursos contra esta condena.

Vladimir Putin ha sido acusado en varias oportunidades de ser homofóbico (Reuters)
Vladimir Putin ha sido acusado en varias oportunidades de ser homofóbico (Reuters)

La Corte constitucional rusa había estimado en sustancia que esa prohibición de propaganda homosexual está justificada por el riesgo de "crear una impresión deformada de equivalencia social entre relaciones de pareja tradicionales y no tradicionales" y orientar así a los niños hacia una vía de relaciones sexuales no tradicionales u homosexuales.

Sin embargo, el tribunal rechazó los argumentos gubernamentales que justifican la restricción de la libertad de expresión sobre las relaciones entre personas del mismo sexo, por ser "contraproducentes".

La ley que prohíbe la "propaganda gay" es, según la Corte europea, "incompatible con los valores de igualdad, pluralismo y tolerancia de una sociedad democrática".

Por su parte, el magistrado ruso lamentó en su opinión disidente que el Consejo de Europa favorezca las relaciones sexuales no tradicionales, "que afectan a menores y su inmadurez, las convicciones religiosas y filosóficas de los padres, las tradiciones nacionales o la maternidad".

LEA MÁS: