(Reuters)
(Reuters)

La policía alemana detuvo este viernes al presunto autor del ataque con explosivos contra el autobús del equipo de fútbol alemán Borussia Dortmund, indicó la fiscalía alemana, y precisó que su móvil era económico y no "terrorista".

"La fiscalía federal hizo detener hoy 21 de abril de 2017 a un ciudadano germano-ruso de 28 años, Sergej W., por los agentes del GSG9", una unidad de élite, explica el comunicado de la fiscalía. El texto agrega que el sospechoso, que especulaba con una caída del precio de la acción del Borussia Dortmund, quería hacerse rico atacando al equipo.

El martes 11 de abril, justo antes del partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones europea entre el Borussia Dortmund y el AS Mónaco, el autobús del equipo alemán fue objetivo de tres explosiones que hicieron estallar un cristal en la parte trasera del vehículo.

El jugador español Marc Bartra resultó herido y fue operado esa misma noche de una fractura en la muñeca. El partido fue aplazado al día siguiente.

Un agente de la policía que escoltaba el autobús en moto sufrió por su parte un trauma acústico.

Las autoridades alemanas abrieron una investigación por "tentativa de homicidio" sin calificar la acción de "terrorista", estimando en ese momento que era demasiado pronto para sacar conclusiones.

Un sospechoso iraquí de 26 años fue inicialmente detenido, pero las autoridades alemanas indicaron al cabo de unos días que no había ningún elemento que permitiera incriminarle y expresaron dudas sobre la pista islamista sugerida por una carta de reivindicación encontrada en el lugar de los hechos pero de cuya autenticidad desconfiaban.

Tras investigar en un primer momento la pista vinculada al terrorismo islámico, los investigadores alemanes hace unos días revelaron que perseguían la pista de militantes de extrema derecha como responsables del ataque ocurrido la semana pasada, según reportaron medios locales.

También se cree que los explosivos utilizados podrían provenir de los depósitos de las Fuerzas Armadas de Alemania, ya que se trató de material de uso militar rara vez hallado en los artefactos caseros producidos por grupos terroristas como el Estado Islámico (ISIS).

"Los explosivos en las bombas de tubo, que estaban llenos de pedazos de metal, podrían haber venido de los depósitos del ejército alemán aunque aún debe ser confirmado", dijo una fuente ligada a la investigación al periódico berlinés Welt am Sonntag.

La fuente también señaló que se requiere de conocimientos militares para manejar los detonadores utilizados en la acción terrorista.

LEA MÁS: