Lo que parecía ser un simple entredicho entre dos personas terminó cambiando para siempre la vida de una de ellas. El 9 de julio de 2016, Michael English noqueó a un hombre de 49 años en la puerta de una pizzería en Middlesbrough y lo dejó en coma.

Este lunes, ese hombre, que en ningún momento de la pelea atinó a defenderse, contó el calvario que vive tras aquella fatídica noche, de la que poco recuerda. "No me siento la misma persona. Esto me transformó de una persona normal a alguien que apenas puede caminar", sentenció.

Tras quedar tendida en el suelo, la víctima fue trasladada a un hospital cercano, donde estuvo en coma inducido y se le colocó una placa de titanio en el cráneo.

"Todo lo que recuerdo es que salí con mi novia. Eramos felices. Tenía un trabajo nuevo. De repente me desperté en un hospital y no me podía mover", contó el hombre de 49 años.

Sus días fuera de la clínica tampoco han cambiado mucho y reveló que esta nueva vida, en la que tiene que "prestar atención a cada movimiento que hace", provoca que a veces antes de irse a dormir piense "en no despertar".

Por su parte, English, de 30 años, fue sentenciado a 22 meses de prisión, luego de que se conociera el brutal video. Su abogado explicó que al ver las imágenes, su cliente quedó "horrorizado" y que en ese momento actuó sin medir las consecuencias.