Empezó como una discusión acalorada entre un hombre mayor y otro más joven. Estaban parados frente a frente, en el pasillo del avión. Los miembros de la tripulación trataban de calmarlos.

Entonces, el más grande lanzó un golpe al rostro de su oponente, que reaccionó con un redoblado nivel de violencia. Otro pasajero registró con su celular la seguidilla de puñetazos que le dio en venganza. Tuvieron que separarlos entre cinco personas para poner fin a la pelea.

Pero el conflicto no terminó allí. La situación fue tan caótica que el piloto debió hacer un aterrizaje de emergencia en Estambul, Turquía.

El vuelo había partido el miércoles desde el Aeropuerto Internacional Rafik Hariri de Beirut, Líbano. El destino era Londres, Reino Unido. La aerolínea, Middle Eastern, se limitó a confirmar la veracidad de lo ocurrido, pero no dio precisiones acerca de la causa de la pelea, ni de lo que sucedió después con los involucrados.