Manifestación de mujeres en Rusia (Getty Images)
Manifestación de mujeres en Rusia (Getty Images)

Los defensores de los derechos de las mujeres perdieron esta semana una batalla importante en Rusia, tras la aprobación en la Duma (Cámara baja) de una polémica disposición que en los hechos despenaliza la violencia de género.

Así, la nueva legislación, que aún debe pasar por la Cámara alta y obtener el visto bueno del presidente Vladimir Putin, apunta a sacar la violencia de género de la legislación penal y convertirla en una simple "falta administrativa". Concretamente, el proyecto equipara los castigos de las agresiones dentro del hogar, cuyas víctimas mayoritariamente son las mujeres y también los niños, a las que se producen en la vía pública.

En efecto, el hombre que golpee a su mujer por primera vez deberá pagar la irrisoria multa de 500 euros, mientras que si la conducta se repite podría enfrentar 15 días de arresto o trabajos comunitarios.

LEA MÁS: 

De acuerdo con El País, si se consagra el cambio legal, Rusia será el país con la legislación más laxa de Europa en materia de violencia de género. Y esto, pese a los varios pedidos de la ONU que llaman las autoridades a que corrijan los "insuficientes esfuerzos" para poner fin a la lacra de la violencia contra la mujer.

Los autores de la ley —analizada en el Parlamento este miércoles— se escudan en que si sólo produce "moretones y rozaduras", la agresión estará libre de responsabilidad, como apostilló la senadora ultraconservadora y la principal valedora del proyecto de ley Yelena Mizúlina. Si las lesiones son más graves, aseguró la diputada Olga Batálina, otra de las autoras del polémico texto, la paliza será considerada como una ofensa penal.

“En la tradición cultural de la familia rusa, las relaciones entre padres e hijos están construidas sobre la autoridad de los padres”

"En la tradición cultural de la familia rusa, las relaciones entre padres e hijos están construidas sobre la autoridad de los padres", dijo Mizúlina, quien añadió: "Las leyes deben apoyar esta tradición familiar".

La senadora, conocida por impulsar la ley contra la propaganda homosexual que discrimina a las minorías sexuales, defendió el proyecto: "(Actualmente) si usted pega a su hijo, que se ha portado mal, puede ser condenado hasta a dos años de cárcel, mientras que si su vecino golpea a vuestro hijo, todo termina en un castigo administrativo".

(Getty Images)
(Getty Images)

De acuerdo con diversos estudios, la violencia doméstica es un problema grave en Rusia. Sobre todo la violencia contra la mujer, que no está castigada con una ley específica y que suma magnitudes descomunales: unas 36.000 mujeres son golpeadas diariamente por sus maridos en este país, según un estudio de Amnistía Internacional.

Un estudio realizado en 2012 por el Ministerio de Interior y el Consejo Presidencial del Desarrollo de la Sociedad Civil y los Derechos Humanos concluyó que anualmente entre 12.000 y 14.000 eran asesinadas por sus parejas o familiares. Además, el 74% de las mujeres que pidieron asistencia a una línea de ayuda por sufrir malos tratos nunca reportaron los hechos a la policía por considerarlo inútil.

El 44% de los rusos rechaza el cambio legal que saca la violencia doméstica del Código Penal y lo reduce a una infracción administrativa, según una encuesta realizada por el Fondo de Opinión Pública. Los que apoyan la nueva ley alcanzan el 23%, según el sondeo realizado a propósito de la iniciativa presentada en noviembre pasado por un grupo de diputados.