El Estado Islámico ha tenido una gran penetración en las redes sociales (Shutterstock)
El Estado Islámico ha tenido una gran penetración en las redes sociales (Shutterstock)

Además de depositar grandes esfuerzos en combatir al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) en Siria e Irak, Estados Unidos también busca debilitar el poder del grupo terrorista en las redes sociales.

Con ese propósito, el FBI desde hace tiempo tiene un principal objetivo: la Legión. Se trata de una célula de la organización yihadista conformada por una docena de terroristas que día a día utilizan las redes sociales para transmitir el mensaje de ISIS a seguidores de países occidentales.

Como parte de una campaña secreta, el servicio de inteligencia norteamericano ha matado uno por uno a los principales referentes de esa célula desde hace ya casi un año y medio, consigna The New York Times.

A medida que jóvenes radicalizados eran cada vez más influidos por los terroristas para perpetrar ataques en el país, Estados Unidos aumentó significativamente su actividad contraterrorista a mediados de 2015.

El FBI sigue de cerca los movimientos de “La Legión” (Reuters)
El FBI sigue de cerca los movimientos de “La Legión” (Reuters)

Sin embargo, funcionarios de inteligencia reconocen que el Estado Islámico aún conserva un sofisticado brazo de medios sociales que pretende inspirar ataques como los de San Bernardino, en California, y Orlando, en Florida.

El FBI emprendió un intenso operativo para filtrar a miles de seguidores de "La Legión" con el objetivo de descifrar quiénes habían sido incitados a perpetrar atentados. En ese proceso de investigación, las autoridades norteamericanas detuvieron a 100 personas, involucradas con ISIS.

Varias de ellas tuvieron contacto directo con la célula terrorista.

Al mismo tiempo, el Ejército norteamericano recibía información de los principales referentes de esta organización encargada de divulgar el mensaje de ISIS a través de las redes sociales.

En el verano de 2015, el primer blanco importante fue Junaid Hussain. Después de semanas de monitorear sus movimientos, Estados Unidos abatió al terrorista con un misil Hellfire, cuando el extremista salía de un cibercafé en Raqa, Siria.

ISIS busca resistir las ofensivas gubernamentales en Raqa y Mosul
ISIS busca resistir las ofensivas gubernamentales en Raqa y Mosul

Hussain, de 21 años, oriundo de Birmingham, Inglaterra, se encargaba de reclutar a seguidores de habla inglesa. Era considerado un influyente ciberpirata.

Entre sus funciones, también era el encargado de obtener información personal de más de 1.300 empleados norteamericanos militares y gubernamentales.

En marzo de 2015, su grupo publicó un listado con nombres y direcciones de importantes integrantes del Ejército de Estados  Unidos, con estas instrucciones: "Mátenlos en su propia tierra, decapítenlos en sus propias casas, mátenlos a puñaladas cuando caminen por sus calles pensando que están seguros".

Pero el número de terrorista caídos fue en aumento. Otro británico, Raphael Hostey, murió para la misma época. Meses después, el FBI abatió a Reyad Jan con otro ataque con drones.

LEA MÁS:

El australiano Neil Prakash fue blanco de otro ataque. Sin embargo, apenas resultó herido y logró escapar. En las últimas semanas se informó que finalmente fue detenido.

Funcionarios norteamericanos revelaron que el Estado Islámico aún no pudo reemplazar a Hussain. No obstante, el FBI continúa depositando sus esfuerzos para desbaratar a "La Legión".