La Policía está en el lugar e intenta una mediación (AFP)
La Policía está en el lugar e intenta una mediación (AFP)

Unos 40 inmigrantes, que se amotinaron el martes en un centro de retención de extranjeros en Madrid, pusieron fin a su protesta la mañana del miércoles al descender de la azotea donde pasaron la noche, informó la policía.

"Hubo un motín que se ha prolongado hasta esta mañana, (…) se ha terminado", indicó a AFP un vocero de la Policía Nacional en Madrid, hacia las 09:30 locales (07:30 GMT).

Los extranjeros sin permiso de residencia protestaron contra las condiciones de su retención, en lo alto de la azotea, gritando "libertad" en español y desplegando un inmenso cartel con esa palabra, constató un fotógrafo de la agencia de noticias en el lugar.

"Fruto de la negociación, han accedido a bajar, no ha habido que utilizar la fuerza", aseguró el portavoz de la Policía, que no obstante rehusó explicar los detalles de lo pactado, alegando que "es un asunto interno".

La protesta en el centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Madrid (AFP)
La protesta en el centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Madrid (AFP)

Según la fuerza, los inmigrantes rompieron muebles para abrirse camino hasta la azotea en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) del barrio Aluche, al sur de la capital española, pero "no tenían armas".

"No hay heridos", había asegurado la noche del martes la vocera de la alcaldía de Madrid, dirigida por partidos de izquierda desde 2015.

El responsable de la seguridad de la ciudad, el consejero municipal Javier Barbero, denunció que estos centros son "instituciones fallidas", al tiempo que fustigó "la opacidad de la gestión" ante el motín.

En agosto, unos quince inmigrantes intentaron fugarse del centro de Aluche, pero ninguno llegó a lograrlo, según la policía.

En Sangonera, cerca de Murcia (sureste), 67 inmigrantes lograron huir el 5 de octubre de un centro de retención, donde permanecían 127 extranjeros sin residencia legal.

Algunas organizaciones de defensa de los derechos humanos hacen campaña por el cierre de estos centros de retención en España, donde denuncian malas condiciones de estancia de los internados.

Unas 6.500 personas pasaron en 2015 por los siete centros de retención que existen en el país, según un informe difundido en septiembre por el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).

En estos centros son ingresados esencialmente extranjeros sin permiso de residencia con orden de expulsión. Pero el SJM registró, además, extranjeros enfermos, víctimas de la trata de seres humanos, menores y solicitantes de asilo.

Con información de AFP.