Una nueva moda se extiende en las redes sociales. La de recrear viejas fotos de la infancia y compartir el "antes y el ahora" en la cuenta personal.

Las imágenes de adultos grandotes, peludos y entrados en kilos en poses infantiles, junto a las tomas originales de una o varias décadas de antigüedad, siempre resultan risueñas y se vuelven virales.

El sitio Borepanda decidió recopilar unas cuantas y pedirle a sus lectores que envíen las suyas. Así está formando una colección muy divertida en la que uno puede pasar un largo rato comparando sumilitudes y diferencias en los rostros y los gestos con el paso de los años.