La mujer se ubicó en el borde de la terraza del Hotel Central Park, ubicado en la intersección de la Sexta Avenida y la calle 58, el martes cerca de las 14:00. Los equipos de emergencia llegaron unos 15 minutos más tarde.

Trataron de persuadirla por todos los medios, pero ella no parecía escuchar. Poco antes de las 15:00 se arrojó al vacío. Impactó de lleno sobre el pavimento de la calle y murió en el acto.

"No parecía una de esas situaciones en las que alguien se sienta en el borde de un puente y quiere hablar", contó Brendan Walsh, un testigo de 21 años que fue entrevistado por el New York Daily News.

"Sencillamente se soltó y cayó de espaldas. Parecía estar lista para irse. Solo estaba preparándose, poniéndose en posición", agregó.

LEA MÁS: