Mientras el presidente Donald Trump se encuentra en su club de golf en Bedminster, Nueva Jersey, el ala oeste de la Casa Blanca es sometida a un intenso proceso de renovación.

A un costo de USD 3.4 millones, la reforma incluye la Oficina Oval, que ha quedado básicamente con las paredes y el piso desnudo. Según la secretaria asistente Lindsay Walters, "no habrá más amarillo", en referencia a la decoración de buena parte del Ala Oeste.

Además, se tratará un problema con los insectos. "No creo que ninguno de ustedes quiera estar en el ala oeste en un día de verano de agosto de Washington, cuando hay más de 100 grados sin aire acondicionado", dijo Walters, según un artículo de Telemundo.

Otro de los problemas a ser tratados son los escalones en el Pórtico Sur y el Césped Sur. Y habrá arreglos en el sector del edificio para la prensa.

Sin embargo, el peso de la renovación recaerá sobre el sistema de aire acondicionado, que la Administración de Servicios Generales ha dicho que "ya ha sobrepasado su ciclo de vida y fracasará en un futuro próximo sin intervención".

El Salón Oval
El Salón Oval

Y aunque pareciera que la renovación fue ordenada por el presidente Trump, en realidad fue aprobada en 2014 por su predecesor, Barack Obama.

La Casa Blanca fue construida en la década de 1790, se quemó en 1814 y fue reconstruida en 1817. Su primer cambio de imagen importante en los tiempos modernos llegó en 1948, bajo la presidencia de Harry Truman. Poco después de la reconstrucción de Truman de la estructura y la adición del subsuelo, el presidente John F. Kennedy y su esposa también redecoraron la Casa Blanca. Los Clinton también supervisaron una renovación.

LEA MÁS: