James Comey fue despedido de la dirección del FBI el pasado 9 de mayo (AFP)
James Comey fue despedido de la dirección del FBI el pasado 9 de mayo (AFP)

El ex director del FBI James Comey ha accedido a dar su testimonio ante la Comisión de Inteligencia del Senado después del Día de los Caídos en Guerras, que este año se conmemora el 29 de mayo, anunciaron el viernes legisladores.

Comey testificará en sesión pública en un lugar aún por definir, anunciaron el presidente de la Comisión, Richard Burr, y el demócrata de mayor rango en ésta, Mark Warner. Tampoco se ha fijado la fecha.

Burr indicó que el comité desea escuchar de boca de Comey cuál fue el papel que desempeñó en las pesquisas que permitieron que las agencias de inteligencia estadounidenses determinaran que Rusia interfirió en los comicios del año pasado. Dijo esperar que el testimonio de Comey responda algunas de las interrogantes que han surgido desde que el presidente Donald Trump lo despidió repentinamente la semana pasada.

Además, Burr instó a Comey a "aclarar al pueblo estadounidense los acontecimientos recientes de los que han informado los medios".

El vicepresidente del Comité, el demócrata Mark Warner, añadió que Comey, cesado por sorpresa la semana pasada, "merece la oportunidad de contar su versión" de los hechos.

También dijo que espera que el ex jefe del FBI "arroje luz" sobre los hechos que el Comité está investigando sobre los presuntos vínculos de la campaña a la Casa Blanca de Trump con funcionarios rusos.

Donald Trump y el canciller de Rusia en la Casa Blanca el pasado 10 de mayo (AP)
Donald Trump y el canciller de Rusia en la Casa Blanca el pasado 10 de mayo (AP)

La comparecencia, aún sin fecha, ocurrirá después de la jornada festiva del 29 de mayo, Día de los Caídos en Estados Unidos. Por esas fechas, Trump ya habrá regresado al país de su primera gira internacional, que empezó este viernes y lo llevará por Arabia Saudita, Israel y el Vaticano, así como a las cumbres de la OTAN en Bruselas y del G7 en Sicilia.

Según publicó este viernes The New York Times, Trump dijo que el despido de Comey lo libró de una "gran presión" porque "estaba loco" y "era un verdadero demente". "Me enfrentaba a una gran presión por Rusia. Ya me lo he quitado de encima", explicó Trump al ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov, en una reunión en la Casa Blanca el pasado 10 de mayo.

El despido de Comey suscitó una gran polémica, sobre todo en la oposición demócrata, pero también en las filas republicanas, porque sucedió en plena investigación del FBI sobre la posible injerencia rusa en la carrera a la presidencia y sus vínculos con la campaña de Trump.

LEA MÁS: