Con casco y gafas protectoras, James Otis destrozó la estrella de Donald Trump en el Hollywood Walk of Fame. Fue condenado a tres años de libertad condicional, más el pago de los gastos de reparación.
Con casco y gafas protectoras, James Otis destrozó la estrella de Donald Trump en el Hollywood Walk of Fame. Fue condenado a tres años de libertad condicional, más el pago de los gastos de reparación.

Cuando el martes 21 de febrero recibió una condena de tres años de libertad condicional, James Otis no se ofuscó. Se había propuesto destrozar la estrella de Donald Trump en el Walk of Fame de Hollywood, y el 26 de octubre de 2016 se dio el gusto, poco antes de las elecciones que le dieron la presidencia de los Estados Unidos al candidato republicano, y alma de The Apprentice, por lo cual había recibido ese homenaje en 2007.

Ni siquiera le había importado que lo filmaran mientras lo hacía. "Cumpliré con la ley una vez que acuerde con mi abogado el momento de entregarme", había dicho en aquel momento. "Con gusto pagaré los daños". Según dictaminó la justicia, ascienden a USD 3.700 que debe al Fondeo Histórico de Hollywwod y USD 700 a la Cámara de Comercio de Hollywood.

Entre otros ataques anteriores a la estrella de Trump en Hollywood, le habían pintado el ícono de “Silencio” durante la campaña electoral.
Entre otros ataques anteriores a la estrella de Trump en Hollywood, le habían pintado el ícono de “Silencio” durante la campaña electoral.

Otis llegó a las inmediaciones del Teatro Dolby, cerca del cual se hallaba la estrella, a las 5:45 de la mañana del 26 de octubre de 2016 con ropa de trabajador de la construcción, un mazo y un pico. Se puso manos a la obra delante de unos pocos peatones y un periodista de Deadline, que lo filmó mientras destrozaba la estrella. Cuando la policía llegó, a las 6:15, ya había terminado su tarea y se había ido del lugar. El oficial Sal Ramírez, que encontró las herramientas y la ropa de Otis, declaró que el hecho sería considerado delito de vandalismo.

"Tuve que hacerlo", dijo a Los Angeles Times el hombre de 53 años que, al no haberse declarado inocente, renunció al juicio y pasó directamente a la sentencia, que también incluyó 20 días de trabajo comunitario. "Me cansé del lenguaje agresivo y el comportamiento de Trump contra las mujeres, su violencia sexual contra las mujeres", dijo.

Antes de que Otis destrozara la estrella, que fue reconstruida, se habían cometido otros actos contra ella: le habían pintado svásticas y, en una ocasión, durante la campaña electoral, el ícono de "Silencio".

LEA MÁS: