El dreamer Daniel Ramírez Medina
El dreamer Daniel Ramírez Medina

Los abogados de Daniel Ramírez Medina, de 23 años, demandaron al gobierno de Donald Trump luego de que el joven fuese detenido la semana pasada por las autoridades migratorias, pese a que estaba protegido por el programa de Acción Diferida (DACA), que beneficia a los llamados "dreamers", quienes fueron ingresados al país durante su infancia.

El caso del mexicano alarmó a los beneficiarios del programa, aprobado en 2012 por Barack Obama y que ha frenado la deportación de unos 750.000 indocumentados. Algunos interpretaron la detención del joven como el inicio de un ataque contra el DACA, mientras que los funcionarios federales sugirieron que se trataba de un simple ejercicio de su autoridad.

"Pese a cumplir con todos los requisitos del programa DACA, Ramírez fue detenido por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) el 10 de febrero, y ahora sigue detenido sin una justificación", destacó la demanda presentada ante el tribunal federal del Distrito Oeste de Washington y difundida este miércoles por varios medios.

El joven se acogió al programa en 2014, lo que le permitió obtener un permiso de trabajo, y en 2016 renovó su estatus bajo ese programa, lo que lo protegía de la deportación durante dos años. "La detención de Ramírez rompe la promesa que le hicieron bajo el marco bien establecido del programa DACA, viola sus expectativas razonables basándose en ese programa y viola sus derechos bajo las enmiendas cuarta y quinta de la Constitución de EEUU", sostiene la demanda presentada por sus abogados.

"Los agentes que arrestaron y cuestionaron al señor Ramírez sabían que era un beneficiario de DACA, pero le informaron que lo detendrían y lo deportarían de todos modos, porque no había 'nacido en este país'", añade la denuncia.

(Reuters)
(Reuters)

Ramírez Medina, quien llegó a EEUU en 2001 cuando tenía 7 años, fue detenido en las afueras de Seattle cuando las autoridades buscaban arrestar a su padre.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), del que depende ICE, defendió que Ramírez Medina es "un miembro de una banda criminal" y que su detención es legítima. Además se indicó que continuará el proceso para deportarlo del país.

"Bajo la política del DHS, a los inmigrantes a los que se haya concedido un alivio temporal a la deportación y que después sean clasificados como un riesgo para la seguridad nacional o pública se les podrá cancelar el estatus de alivio temporal en cualquier momento, y el DHS podrá impulsar su expulsión de EEUU", dijo Seguridad Nacional.

Por su parte, uno de los abogados de Ramírez Medina aseguró que su cliente "niega inequívocamente" formar parte de ninguna banda criminal y denunció que fue obligado a realizar tal confesión. "Los agentes del ICE le han presionado bajo custodia para que admita su afiliación a bandas criminales", aseguró Ethan Dettmer a la emisora de radio NPR.

La detención de Ramírez rompe la promesa que le hicieron bajo el marco bien establecido del programa DACA

El DHS confirmó que, desde su arresto, Ramírez Medina ha permanecido en un centro de detención "para esperar el resultado de los procedimientos de deportación por parte de un juez migratorio".

La demanda —dirigida contra el secretario de Seguridad Nacional de EEUU, John Kelly, y la directora de la oficina de ICE en Seattle, Nathalie Asher— añade que el DHS ha determinado "en dos ocasiones", al concederle el estatus de protegido por DACA, "que Ramírez no presenta ninguna amenaza a la seguridad nacional o pública".

Múltiples ciudades de EEUU vivieron protestas contra las medidas antiinmigrantes (AFP)
Múltiples ciudades de EEUU vivieron protestas contra las medidas antiinmigrantes (AFP)

Los abogados piden al tribunal que revise la "detención ilegal" de Ramírez, que es padre de un ciudadano estadounidense y que "nunca ha sido condenado por ningún crimen".

El juez James P. Donohue, del tribunal federal de Washington, programó una audiencia sobre el caso para este viernes y pidió a las partes que le entreguen argumentos sobre su posición.

Trump criticó durante la campaña electoral el programa DACA, pero por ahora no ha hecho nada para anularlo, aunque la Casa Blanca aseguró este mes que "muy pronto" habrá novedades al respecto.

Durante una entrevista el año pasado con la revista Time, el republicano expresó su simpatía por las personas inscritas en el programa. "Vamos a encontrar una solución que haga a la gente feliz y orgullosa", dijo a la revista.

El DACA está considerado como un ejercicio de discreción del Departamento de Seguridad Nacional para iniciar procesos. En su sitio web, el departamento advierte que "la acción diferida puede terminarse en cualquier momento".

"Esta detención es un símbolo de esa incertidumbre, que sigue creciendo mientras este presidente sigue sin ser claro sobre lo que va a hacer con los adscritos al DACA", reclamó la concejal de Seattle Lorena Gonzalez.

LEA MÁS: