(Noticiero Telemundo 51 presentado por Fausto Malavé y Alejandra Molina – Lun/Vie 5pm ET)

"Tuve un mal día", les dijo la mujer a los policías que la detuvieron en la vidriera de una tienda de T-Mobile en Palm Springs, en la Florida. Literalmente, dentro del escaparate: había estrellado allí su automóvil.

El miércoles 11 de enero Shinobia Montoria Wright entró al local para pedir que le cambiaran su iPhone roto, según el informe policial. "Es mi cumpleaños, y si no me reemplazan el teléfono me voy a enojar mucho", le dijo al encargado. Según el hombre, la joven de 26 años no tenía el mejor de los aspectos posibles, y parecía estar intoxicada.

El encargado no le prestó atención y Write se retiró; presumiblemente, a celebrar su cumpleaños. Regresó al día siguiente, jueves, y esa vez no entró por la puerta de la tienda: según se denunció, estrelló su Nissan Armada 2005 contra la vidriera. Entonces se bajó y comenzó a romper todos los exhibidores de vidrio con la escobilla limpiaparabrisas; cuando un empleado intentó evitar que pasara a una zona cerrada a los clientes, lo golpeó con las manos en el cuello.

Ese empleado, otro que se hirió una rodilla y Wright terminaron en JFK Medical Center de Atlantis. Contra lo que suponía el encargado, y aunque estaba igualmente malhumorada, la mujer no había consumido alcohol o drogas; la evaluaron antes de operarla por las heridas que se causó en el antebrazo al apalear los vidrios. Los daños de USD 30.000 que causó a T-Mobile los hizo sobria, con el fuego interno alimentado por la furia. "Me molestó que me obligaran a pagar por otro teléfono, aunque yo tenía seguro", dijo a la policía. "Tuve un mal día".

La mujer enfrenta cargos de agresión agravada, asalto y delito contra la propiedad por más de USD 1.000 y conducción imprudente. También se la sometió a una prueba de salud mental.