Había sido marine condecorado. Luego, un empresario triunfal. Vivía junto con su familia en un barrio acomodado. Era una historia de éxito, que se transformó en una tragedia sin que nadie entienda por qué.

Rex Vance Wilson, de 50 años, estaba siendo buscado por la Policía del condado de Clark por cometer 14 robos en unos días. Todos violentos.

Días atrás, lo descubrieron robándole el auto a una mujer a punta de pistola. Así comenzó una persecución que terminó de la peor manera.

Cuando lo tuvieron acorralado, los oficiales se bajaron y le dispararon. Wilson murió en el acto. Luego se descubriría que el arma que tenía era de juguete.