El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y Barack Obama (Reuters)
El primer ministro italiano, Matteo Renzi, y Barack Obama (Reuters)

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, alertó este martes de que la batalla para retomar el control de la ciudad iraquí de Mosul, actualmente en poder del grupo ultrarradical Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), será "difícil", aunque aseguró que la organización será derrotada en ese lugar.

"Mosul será una batalla difícil. Habrá progresos y habrá retrocesos", dijo Obama durante una conferencia de prensa en los jardines de la Casa Blanca junto al primer ministro de Italia, Matteo Renzi. Estados Unidos es parte central de la coalición que busca expulsar al ISIS de Mosul.

En la reunión de los dos mandatarios, Obama aseguró que Italia es un "aliado fundamental" de EEUU. En la visión del presidente estadounidense, el inicio de la operación encabezada por el Ejército de Irak y con el apoyo de una coalición liderada por su país "es un enorme paso adelante".

Los dos mandatarios antes de sus delcaraciones frente a la prensa (Reuters)
Los dos mandatarios antes de sus delcaraciones frente a la prensa (Reuters)

Sin embargo, Obama recordó que "tal vez haya un millón de civiles que aún viven ahí". "Más allá de expulsar al ISIS, nuestro foco está en la seguridad y en la ayuda humanitaria para civiles que huyan de los combates", explicó.

El presidente de EEUU dijo sentir "confianza en que el ISIS será derrotado en Mosul y que eso será un paso en la dirección a su destrucción completa".

La operación militar sobre Mosul comenzó la madrugada de este lunes y su objetivo es recuperar el control de esa ciudad del norte de Irak, en manos de los yihadistas desde junio de 2014.

(Reuters)
(Reuters)

En la conferencia de prensa conjunta con Renzi, Obama también condenó las denuncias "sin precedentes" e "irresponsables" del candidato republicano a la Casa Blanca, Donald Trump, sobre una posible manipulación del sistema electoral en su contra para evitar que gane en los comicios del 8 de noviembre.

Subrayó que nunca había visto en su vida a un candidato a la Presidencia "tratando de desacreditar" unas elecciones antes de su celebración, ni existen precedentes en la historia política moderna de esto.

 

LEA MÁS: