REUTERS/Dylan Martinez
REUTERS/Dylan Martinez

Inika McPherson es una de las finalistas en el Mundial de Atletismo que se disputa en Londres y su particular estilo causa revuelo en los medios internacionales. Con más de 30 tatuajes en su cuerpo, la estadounidense muestra sus diseños en la pista, los cuales tienen una historia singular.

(Photo by Patrick Smith/Getty Images)
(Photo by Patrick Smith/Getty Images)

Una de sus obras es la imagen de Betty Boop, el personaje animado que se caracteriza por sus apariciones sensuales. El mismo se lo hizo en referencia a la influencia de su madre, Symanthia, quien trabajaba como enfermera.

(Photo by Ian Walton/Getty Images)
(Photo by Ian Walton/Getty Images)

Como en su infancia la atleta acompañaba a su mamá al trabajo, ella la esperaba observando la televisión y su programa favorito era el que protagonizaba Betty Boop. "Mi madre fue un gran ejemplo de cómo tratar a la gente y amar incondicionalmente", dijo McPherson cuando le consultaron sobre la caricatura que lleva en su piel.

(Photo by Ezra Shaw/Getty Images)
(Photo by Ezra Shaw/Getty Images)

"Me enamoré de la independencia de Betty Boop ", continuó la texana y agregó: "Sobre todo me enamoré de los momentos y recuerdos que siempre tendré y aferraré a mi madre".

(Photo by Cameron Spencer/Getty Images)
(Photo by Cameron Spencer/Getty Images)

McPherson es marcó un estilo particular gracias a sus tatuajes y una variedad de peinados, incluidos los mohawks. En un deporte dominado por las mujeres altas, la americana tiene el récord internacional por ser la única competidora de su estatura (1,63 metros).

REUTERS/Kai Pfaffenbach
REUTERS/Kai Pfaffenbach

LEA MÁS