Aunque la mayoría de sus ingresos son a raíz de su prometedora carrera como modelo, Astrid Ericsson, una joven sueca de 23 años, no puede alejarse de su verdadera pasión: el fútbol.

Miss this!!! . @goalglobal @goalamericas

A post shared by Astrid Ericsson (@astridericsson) on

Comenzó su amor por la pelota defendiendo los colores del Hammarby DIF de su país, pero luego ganó trascendencia por su gran dominio con el balón. Con sus malabares se destacó dentro del mundo de los freestyler.

summer #throwback Wait for it.. celebration butt swing🤣 ⚽️❤ @eswwfutbol

A post shared by Astrid Ericsson (@astridericsson) on

Sin embargo, las ofertas para realizar producciones fotográficas o caminar sobre una pasarela le pusieron un stop a su faceta como deportista.

Cold baths ❤️ This one from one of the last days of december and 2016

A post shared by Astrid Ericsson (@astridericsson) on

Con el correr del tiempo, Ericsson encontró una manera de continuar ligada al balón: se convirtió en jugadora de futvóley, un deporte que viene ganando adeptos alrededor del planeta. Su nivel es tan bueno que en Suecia la catalogan como la Zlatan Ibrahimovic de esta disciplina.

Goodnight😋 Tell me goodnight in your language?⤵️ 💖💤

A post shared by Astrid Ericsson (@astridericsson) on

Having a thing for strappy thongs !! 💖 and online shopping : @asos @asos_it

A post shared by Astrid Ericsson (@astridericsson) on

🌴☀️Bajo il mismo sol.. #poolstretch @bikinisandbeauties

A post shared by Astrid Ericsson (@astridericsson) on

weekend = video time 😉 Who else would want to be on the beach right now?! 😍😍😍😍😍😍

A post shared by Astrid Ericsson (@astridericsson) on