El mediocampista holandés Arjen Robben se fue muy molesto con el entrenador de su equipo, Carlo Ancelotti, tras ser reemplazado a cinco minutos del final del partido que terminó con la victoria por 1-0 del Bayern Múnich sobre el Borussia Mönchengladbach.

A los 33 años, el futbolista no soportó ser sustituido por Renato Sanches, de 19, y se lo hizo saber tanto al técnico como a todos los que se cruzó. En el banco se reían de la situación.

El holandés no soportó ser sustituido
El holandés no soportó ser sustituido

El Bayern Múnich de Carlo Ancelotti vencía con un gol de Thomas Muller al Borussia Mönchengladbach cuando se acercaba el final del partido y el italiano optó por sacar al diez del equipo.

Por su parte, el portugués estaba ansioso por entrar, pese a que el reloj marcaba los 85 minutos del partido. Cuando finalmente ocurrió el cambio, el holandés le demostró su fastidio al momento de saludarlo, chocándole con furia la mano.

Posteriormente, el entrenador de 57 años quiso acercarse para calmarlo, a lo que el jugador le soltó un manotazo que apenas lo rozó, acto indisciplinario que podría costarle alguna sanción.

Sus compañeros lo recibieron entre risas
Sus compañeros lo recibieron entre risas

Lejos de calmarse, el jugador se sentó a ver los últimos minutos en el banco y para su desgracia, compañeros como Frank Ribery y Jérôme Boateng, entre otros, no aguantaron las carcajadas.

 

LEA MÁS: