La tragedia del Chapecoense cayó en la semana previa a la última fecha del Campeonato Brasileño y la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) avisó que pretende que el club juegue su partido a pesar de todas las pérdidas que tuvo en el accidente aéreo. Pero Atlético Mineiro, su rival, tuvo un gran gesto solidario: avisó que no se presentará.

"Solamente quería informar que Atlético Mineiro no irá a jugar, no irá a Chapecó a jugar la última fecha. Creemos en el deporte y respetamos el dolor. Ya se lo comuniqué a la CBF, hablé con el presidente Marco Polo (Del Nero)", expresó Daniel Nepomuceno, presidente del equipo de Belo Horizonte, en una breve conferencia de prensa.

A pesar de que corren el riesgo de ser sancionados, el directivo confirmó que no cambiará la decisión tomada: "Probablemente, el mayor castigo que recibiremos es la pérdida de los tres puntos, pero eso no cambia nada. Es lo mínimo que podemos hacer por las familias, la ciudad, el estado y el país, que está sufriendo".

Este miércoles, el vicepresidente de Chapecoense, Ivan Tozzo, advirtió en que recibió la presión de Marco Polo Del Nero para que el equipo juegue el encuentro del 11 de diciembre próximo.

"Conversé con Del Nero sobre el partido ante Atlético Mineiro y me dijo: 'Este partido se tiene que jugar, tiene que ser una gran fiesta'. Yo respondí: 'No tenemos once jugadores'. Y él me dijo: 'Sí tienen. Pueden ser jugadores de las inferiores o que se hayan quedado en Brasil, no importa. Tiene que ser una gran fiesta que Chapecó merece", reveló Tozzo.