Tareck El Aissami, Nicolás Maduro y Hugo Chávez
Tareck El Aissami, Nicolás Maduro y Hugo Chávez

La trama que vincula al chavismo con el narcotráfico no es nueva. Desde hace varios años, la Administración para el Control de Drogas estadounidense (DEA, por sus siglas en inglés) investiga los vínculos entre el Cártel de los Soles y funcionarios del gobierno venezolano.

El periodista Manuel Malaver publicó en 1999 un libro titulado "La DEA contra la Guardia Nacional de Venezuela". Casi 20 años después de haber editado ese material, que sacó a la luz el choque que protagonizaron durante una década la agencia antidrogas de Estados Unidos y uno de los componentes de la Fuerza Armada Nacional, Malaver afirma que en estos momentos se desarrolla "una guerra del cártel de los Soles -la organización criminal dirigida por militares venezolanos- contra Venezuela".

En una entrevista publicada por el periódico Diario de las Américas, Malaver desarrolló su concepto de por qué debe entenderse como una guerra.

Ya el Estado venezolano ha sido tomado por el Cártel de los Soles

"Hay una guerra del cártel de los Soles contra Venezuela. Una guerra que diferencio muy bien de la guerra que hicieron los cárteles de la droga colombianos contra el gobierno de Colombia, en especial contra la gestión del presidente César Gaviria, y también la distingo de la guerra que hacen los cárteles mexicanos contra el Estado mexicano. La guerra de los cárteles colombianos y mexicanos es desde fuera del Estado, en cambio, la guerra del Cártel de los Soles es desde [dentro] el Estado venezolano. Antes de la guerra, ya el Estado venezolano ha sido tomado por el Cártel de los Soles. Aquí tienes el problema de que el cártel es el Estado".

Ante la pregunta de por qué puede afirmar eso, el periodista explicó: "Yo veo la situación venezolana como producto de que los cárteles colombianos fueron derrotados en su intento de convertir al Estado de Colombia en su instrumento. Entonces, colapsa la economía colombiana de la droga en un sentido muy importante, que es que se afectan sus rutas de transporte desde Colombia hacia los mercados internacionales. Allí se crea una especie de cuello de botella porque sigue llegando mucha droga a Colombia pero no hay cómo sacarla del país. En ese contexto, ocurren los golpes de Estado de 1992 en Venezuela".

Aquí tienes el problema de que el cártel es el Estado

Respecto a la relación entre esa "derrota" de los cárteles colombianos y la irrupción de Hugo Chávez al poder, el comunicador sostuvo: "Chávez encabeza un movimiento político-militar de contestación al Estado venezolano, que es derrotado en 1992 pero sigue vivo. Un movimiento de izquierda con perspectivas de poder y esa es la oportunidad que aprovecha el más grande cártel de cocaína que ha tenido Colombia, que se llama Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Un cártel (las FARC) muy especial porque tenía 25.000 hombres en armas. Esa es la situación nueva, un movimiento político-militar venezolano de izquierda que intenta tomar el poder y un cártel colombiano de la droga que no tiene puertos de salida. Y también estaba el gobierno cubano, que buscaba una respuesta a su propia situación por la caída de la Unión Soviética".

Tareck El Aissami junto a Nicolás Maduro
Tareck El Aissami junto a Nicolás Maduro

– ¿Cómo se unen o vinculan esos factores?

– Al salir de la cárcel, Chávez no tenía ni recursos ni operadores ni apoyos internacionales. Luis Miquilena (mentor político de Chávez) lo aproxima al gobierno cubano. Y Pablo Medina (fundador de los partidos La Causa R y Patria Para Todos) le abre las puertas de las FARC. Posteriormente, Chávez se reunió con Raúl Reyes e Iván Márquez, comandantes de las FARC. Las FARC le venden la idea de que no puede confiar en el petróleo, que el negocio está en la droga, que es una economía que nadie controla.

– ¿Cómo se manifestó eso en el terreno?

– Luego de tomar el poder, Chávez critica la permisividad que disfrutaban los empresarios colombianos para pasar la frontera y recorrer las rutas venezolanas en base a los acuerdos de la Comunidad Andina de Naciones (CAN). Se genera un gran conflicto y se activan las grandes voces del chavismo, incluido el para entonces canciller José Vicente Rangel.

De esa manera, se trancó la frontera para cualquier otro factor político y económico distinto a las FARC. A los dos años, comienzan a publicar informes de Naciones Unidas, la DEA y agencias europeas que denuncian que toneladas de cocaína salen de Venezuela.

Hugo Chávez y Nicolas Maduro
Hugo Chávez y Nicolas Maduro

– Las personas vinculadas en la trama

– Desde el punto de vista militar, allí está ubicada la 41 Brigada Blindada, cuyo jefe era el mayor general Clíver Alcalá Cordones. Aragua es tomado primero por Rafael Isea –ex ministro de Chávez que ahora es testigo protegido del gobierno de EEUU- y luego por Tareck El Aissami (actual vicepresidente). Y Carabobo es tomado por un personaje muy curioso que ha desaparecido de la escena, que se llama Luis Felipe Acosta Carlez. Eso lo coordinaba el capo Walid Makled, quien después se peleó con Alcalá Cordones. El cártel de Makled chocó con el Cártel de los Soles.

– Más nombres

– Makled involucró en sus declaraciones a El Aissami y su hermano. Después está otro gran testimonio, el del ex magistrado Eladio Aponte Aponte, quien provenía de la Fuerza Armada y del estado Carabobo, y que conocía muy bien el entorno de las operaciones de Makled con Acosta Carlez. En abril de 2012 también asesinan al general del Ejército, Wilmer Antonio Moreno, quien se desempeñó como subdirector de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM). Posteriormente, la DIM estuvo a cargo del general Hugo Carvajal, identificado por EEUU como la persona que trama las operaciones entre las FARC y el gobierno venezolano. Por otra parte, Pablo Medina dejó de ser el operador político entre las FARC y el gobierno y ese lugar lo ocupa el capitán de navío Ramón Rodríguez Chacín, gobernador de Guárico. Rodríguez Chacín aparta a Medina, pero no por razones políticas. El gobierno tiene alianzas con un cártel que está involucrado en el tráfico internacional de cocaína. El gobierno tiene dos economías, la petrolera y el narcotráfico.

LEA MÁS: