Nicolás Maduro (AP)
Nicolás Maduro (AP)

La Internacional Socialista (IS) manifestó este sábado su duro rechazo y preocupación ante la situación "crítica" de Venezuela, al asegurar que el régimen chavista realiza un "creciente giro al autoritarismo" y el sufrimiento humano "se multiplica" en el país.

A través de un comunicado, la organización de partidos socialistas indicó que "la comunidad internacional no puede permanecer indiferente ni ausente" frente a la situación de Venezuela, ya que los ciudadanos "no cuentan con ninguna protección" de parte de "instituciones que no responden a las muchas emergencias".

La IS también condenó el arresto del parlamentario Gilber Caro, miembro de la organización, y destacó que el Tribunal Supremo de Justicia responde a los intereses chavistas. Según indicaron, las irregularidades en tribunales "desconocen reglas fundamentales del sistema democrático".

En cuanto a la crisis, el documento resaltó que la inflación venezolana es la más alta del mundo y remarcó la alta tasa de homicidios y pobreza. En tanto, indicó que la "dramática situación que vive el país" es afectada también por "el incumplimiento del Gobierno a los acuerdos alcanzados", tales como la liberación de presos políticos, el reconocimiento a las facultades de la Asamblea Nacional y el establecimiento de un calendario electoral.

El país con las mayores reservas de petróleo del mundo vivió en 2016 penurias con una altísima inflación —según el FMI, de 475 por ciento— y una severa escasez de alimentos y medicinas, que hicieron habituales las filas en los supermercados y provocaron incluso saqueos y protestas.

La inflación obligó al régimen chavista a emtir denominaciones más altas para los billetes, en una transición sorpresiva que generó caos y saqueos (EFE)
La inflación obligó al régimen chavista a emtir denominaciones más altas para los billetes, en una transición sorpresiva que generó caos y saqueos (EFE)

Los augurios económicos de analistas y organizaciones internacionales no son esperanzadores: se proyecta en 1.660 por ciento la inflación para 2017.

LEA MÁS:

La carta completa:

Al inicio de 2017, se hace aún más evidente que la situación política, social y económica de Venezuela se torna cada vez más grave y urgente para millones de sus habitantes, y la comunidad internacional no puede permanecer indiferente ni ausente hoy frente a la crítica suerte de una nación que, a través de los esfuerzos de toda una generación, fue capaz hace unas décadas atrás, de erguirse y transitar por los caminos de la democracia.

Junto a los mayores registros internacionales de inflación existentes hoy en una economía nacional y de mayores números de muertos por homicidios y actos criminales, se multiplica el sufrimiento humano, la pobreza y la desesperación de ciudadanos que hoy no cuentan con ninguna protección de parte de unas instituciones que no responden a las muchas emergencias que azotan a los venezolanos y que reflejan características de un estado fallido.

En este contexto, las expectativas generadas el año recién pasado de un diálogo iniciado entre las fuerzas de oposición y el gobierno encabezado por el Presidente Maduro, no se han concretado en resultados significativos, contribuyendo así a la dramática situación que vive el país por el no cumplimiento del gobierno de los acuerdos alcanzados entre ambas partes, incluyendo la liberación de todos los presos políticos, el reconocimiento del poder soberano de la Asamblea Nacional, respuestas adecuadas a la crisis humanitaria y el establecimiento de un calendario electoral. Hecho que ha impedido la continuación de este proceso de diálogo.

Más aún, el año 2017 se ha iniciado con el desconocimiento por parte del Tribunal Supremo de Justicia, hoy en manos de una mayoría en favor del gobierno, de las facultades por parte de los legisladores en la Asamblea Nacional, frente a decisiones recientemente adoptadas por este poder del estado y del flagrante desconocimiento de la inmunidad parlamentaria, como en el caso del arresto del legislador Gilber Caro de Voluntad Popular, partido miembro de esta Internacional, actos ambos que denunciamos, ya que desconocen reglas fundamentales del sistema democrático.

Ante este creciente giro al autoritarismo que hoy presenciamos en Venezuela, nuestra Internacional reclama una vez más el respeto a las libertades y los derechos de todas las venezolanas y los venezolanos, y les manifestamos nuestra más profunda solidaridad y apoyo. Estamos convencidos que el espíritu democrático del pueblo venezolano prevalecerá y continuaremos a su lado desde los distintos rincones del mundo.