Unas 10.000 personas de diversas regiones de México acudieron a  la convocatoria a la fiesta de Rubí Ibarra a fines de diciembre pasado. Las celebraciones incluyeron una misa solemne, un gran banquete con pasteles y el tradicional mole mexicano, conciertos de populares bandas norteñas y bailes. Pero la "chiva", una carrera de caballos con apuestas, dejó un muerto y un herido.

Pero la fiesta de Rubí comenzó unos días antes. Cuando, cual supermodelo, se animó a posar con lujosos vestidos en una superproducción que por estos días se popularizó tanto como la propia fiesta.

Carlos Medina, el autor de las imágenes, explicó cómo fue la sesión en diálogo con El País:  "Fueron parte de la decoración de la fiesta. Los organizadores nos contactaron para hacer la sesión", comenta.

La versión original del video fue publicada por el estudio de foto y video para fiestas de XV años de Medina, Carlouis Fotografía. "Rubí ya se había tomado fotografías, pero nos buscaron después de que se hizo famosa para hacerle fotos con un toque más editorial", explica el residente de Matamoros (Tamaulipas). 

Medina dice que su estudio no cobró por las fotografías, ya que se unió a la lista de patrocinadores de la fiesta de Rubí. Los vestidos y el maquillaje para las fotos también se otorgaron por medio de patrocinios.

Medina y su equipo realizaron la sesión el 19 y 20 de diciembre cerca de La Joya, el pueblo natal de la quinceañera, y en Charcas, municipio donde ocurrió la segunda mitad de la fiesta, el 26 de diciembre.

Apenas semanas antes, cuando publicó el siguiente video ubicado en las redes sociales, Rubí jamás se imaginaba lo que estaba por sucederle.