El gobierno de Colombia y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional (ELN) retomarán este jueves sus contactos en Quito con miras a comenzar la fase formal de los diálogos de paz, cuyo inicio está condicionado a la liberación del ex congresista Odín Sánchez, secuestrado hace ocho meses.

"El próximo jueves continúan conversaciones exploratorias. La iniciación de conversaciones formales sigue supeditada a liberación de Odín", reiteró recientemente el jefe del equipo negociador del Gobierno, Juan Camilo Restrepo, en Twitter.

Las partes tenían previsto comenzar el 27 de octubre pasado en Quito la fase pública de los diálogos, pero la labor se suspendió por la negativa de los rebeldes a liberar a Odín Sánchez, secuestrado por esa guerrilla desde el 3 de abril de 2016.

El ex ministro Restrepo encabeza la delegación del Gobierno que aterrizó este miércoles en Ecuador para la reactivación de los contactos que permitan concretar la fecha de instalación de la mesa pública de diálogos. También viajaron la ex ministra Luz Helena Sarmiento, el mayor general en retiro Eduardo Herrera Berbel, Alberto Fergusson, Jaime Avendaño y María Alejandra Villamizar.

Por su parte, el ELN, la segunda guerrilla del país después de las FARC, también utilizó Twitter para recalcar su compromiso frente a la actividad de este jueves. "La delegación de diálogos ratifica el compromiso del ELN con la paz con justicia y equidad social", dijo la guerrilla, que luego agregó: "Extendemos el llamado a todos los colombianos para que hagan suya esta fase pública de conversaciones".

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, exigió el pasado 3 de enero al ELN liberar a todos los secuestrados. "Colombia no quiere hablar de secuestro nunca más", aseveró el mandatario.

Precisamente, el 31 de diciembre la guerrilla entregó una nueva prueba de supervivencia de Sánchez en la que el ex congresista pidió ayuda a los países garantes de los diálogos con el Gobierno para su pronta liberación.
Odín Sánchez Montes de Oca fue secuestrado en abril pasado en el departamento del Chocó, noroeste de Colombia, luego de canjearse por su hermano Patrocinio, quien permaneció en manos de la insurgencia durante dos años y medio.

Por otra parte, el arzobispo de la ciudad de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, propuso recientemente que se trasladen a Colombia los diálogos de paz. Señaló que "hay que evaluar si hay que cambiar la metodología e incluso la sede, porque la sede también entra ahora a ser un factor problemático por la época electoral en Ecuador y las dificultades en Venezuela".

El próximo 19 de febrero Ecuador celebrará elecciones presidenciales y legislativas, que marcarán el fin de una década en el poder del actual mandatario, Rafael Correa, proceso que a juicio del arzobispo puede dificultar la celebración de diálogos de paz en ese país.

El 1 de enero, al menos 12 guerrilleros del ELN fueron capturados en una zona rural del municipio de Montecristo, en el departamento de Bolívar, donde fueron recuperados ocho menores de edad, reclutados al parecer por ese grupo insurgente. Según el Ejército Nacional, el ELN "continúa infringiendo el derecho internacional humanitario al reclutar forzosamente a menores de edad".

El gobierno de Colombia y el ELN anunciaron el 30 de marzo del año pasado en Caracas la instalación de una mesa de conversaciones, cuyas sesiones se desarrollarán en Ecuador, Venezuela, Chile, Brasil y Cuba, países que actuarán como garantes, junto con Noruega.

Con información de EFE