Lilian Tintori  en el momento de la entrega de los insumos médicos (AFP)
Lilian Tintori  en el momento de la entrega de los insumos médicos (AFP)

La venezolana Lilian Tintori –esposa del opositor encarcelado por el régimen de Nicolás Maduro, Leopoldo López- denunció que el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) intentó llevarse presos a trabajadores del Hospital de los Magalles de Catia, luego de que éstos aceptaran recibir cajas de insumos médicos que más temprano ella había donado.

"Queremos denunciar ante la Defensoría del Pueblo, ante la Fiscalía de la República y ante el Ejecutivo, que se quieren llevar a dos personas inocentes presas, los quieren culpar por medicinas vencidas", dijo la activista en un video difundido en su cuenta de la red social Twitter.

Al hospital ubicado en el oeste de Caracas, fueron entregadas un total de 40 cajas -según detalló Tintori- de insumos recolectados en Madrid, en el marco de la campaña denominada Rescate Venezuela, con la que la activista busca donar materiales médicos a los hospitales.

Según dijo la activista, unos colectivos conocidos como Bohina Roja con la ayuda de otro colectivo llamado Guaicaipuro "esposaron y secuestraron" en el Hospital Los Magallanes de Catia a José Luis Spitia. "La información que tenemos en este momento es que se lo quieren llevar preso", denunció Tintori, y agregó: "Hay muchos efectivos del SEBIN en el hospital".

La venezolana llamó a "todas las instancias" a acudir al hospital para que "liberen a José Luis Spitia y al Dr. (Gonzalo) Müller y se les garantice su integridad física porque son personas inocentes".

En el Hospital de los Magalles de Catia, en el oeste de Caracas
En el Hospital de los Magalles de Catia, en el oeste de Caracas

Venezuela atraviesa una grave crisis sanitaria, y el desabastecimiento en materia de medicinas se sigue agudizando.

Una venezolana, presente en el momento de la donación, relató a NTN24 cómo su hijo murió en el mismo hospital donde fueron entregados los insumos. Señaló que "los anticonvulsivos" que necesitaba el chiquito "eran algo sumamente difícil" de conseguir. "El peso era poco y no aguantó, le dio un paro respiratorio. Hace dos meses. De cuatro años de edad, falleció", dijo en un desgarrador testimonio.

Además, explicó sobre los anticonvulsivos que "lo único que conseguía era sumamente elevado y no podía costearlo", y agregó: "La primera vez lo que costaba era 1.000 bolívares. La tercera vez me pedían 30 mil bolívares por un remedio que me duraba solamente un mes, y (mi hijo) lo necesitaba de por vida".

LEA MÁS:

(Con información de Efe)