La pesadilla que vive el pueblo de Quimilí, en Santiago del Estero, y principalmente la familia de Mario Agustín Salta parece no tener fin: horas después de que se confirmara que los restos desmembrados hallados en un basural correspondían al niño 11 años, el informe preliminar de la autopsia reveló que murió estrangulado con un cable, pero que antes el menor fue golpeado y abusado sexualmente. Hay tres demorados.

Mario Agustín desapareció el martes en horas de la siesta cuando salió de su casa para ir a pescar a una represa cercana. Había pasado a buscar a un amigo en su bicicleta, pero éste no se encontraba por lo que fue solo. Nuevo Diario Web informó que las cámaras de seguridad la muestran andando en su bicicleta portando una caña. Desde ese momento no se volvió a saber nada de él hasta el jueves en la mañana, en que un vecino lo halló en un camino vecinal al costado de la ruta, donde los perros se disputaban sus restos.

Aún no pudo ser establecido el horario de la muerte, pero los investigadores presumen que murió más de 36 horas antes de ser encontrado, por lo que sospechan que el pequeño pudo haber sido asesinado la misma noche de su desaparición, el martes 31 de mayo.

Télam
Télam

El cadáver desmembrado no presentaba marcas, ni manchas de sangre, ni la rigidez propia del paso de las horas. Por eso, fuentes citadas por el diario El Liberal deslizaron que entre los investigadores cobra fuerza la hipótesis de que los restos del pequeño fueron conservados en una heladera por varias horas.

Según informó Télam, tres sujetos fueron demorados y esta tarde declaraban ante el juez Miguel Ángel Moreno, titular del Juzgado en lo Criminal y Correccional de IV Nominación. Al parecer, son dos jóvenes y un hombre mayor que se habría contradicho. Hubo un cuarto demorado, el dueño del lugar en el que apareció el cuerpo, que fue liberado a las pocas horas. Por ahora, no hay detenidos, aunque habrá que esperar lo que decida el magistrado luego de escuchar a los sospechosos.

Los restos de la pequeña víctima fueron sometidos ayer al mediodía a la autopsia. El cuerpo del pequeño fue llevado anoche a la ciudad cabecera del departamento Moreno.

Télam
Télam

El pueblo de Quimilí está absolutamente conmocionado por el crimen más horrendo del que se tenga memoria en la zona. La comunidad aún no sale de su estupor, pero todos están unidos en el pedido de Justicia. Ya hubo dos masivas marchas.

En silencio, cabizbajos, los vecinos se acercaron uno a uno durante la noche a la sala velatoria ubicada en calle Independencia casi Sarmiento. En el interior, su mamá, los hermanos menores de Mario y su padre biológico recibían las condolencias y al mismo tiempo las palabras de aliento de cada una de las personas que ingresaba a la sala.

En la sala velatoria podían observarse coronas florales de la escuela a la que asistía el pequeño, así como también de la comuna quimilense y otras familias de la zona.