EFE 163
EFE 163

Una fuente del Palacio del Planalto aseguró a la agencia Reuters que Brasil podría ayudar a impedir que Venezuela asuma la presidencia pro tempore del Mercosur, a fines de este mes. El principal motivo sería evitar que se fortalezca el régimen de Nicolás Maduro.

El gobierno interino de Michel Temer hasta el momento no ha tomado una decisión sobre el asunto, ni lo ha discutido con los otros miembros del bloque (Argentina, Paraguay y Uruguay), pero existe una "disposición" de actuar en ese sentido, indicó la fuente brasileña.

De acuerdo con el orden alfabético, a Venezuela le correspondería asumir la presidencia del Mercosur después de Uruguay, en la cumbre prevista para el 24 de este mes.

"Todavía no hay una propuesta (...), pero la disposición del gobierno es impedir que asuma Venezuela", apuntó la fuente, que habló bajo anonimato.

 AFP 163
AFP 163

Existen dos formas de impedir el traspaso de la presidencia, una de las cuales es que no se realice la cumbre, con lo que Uruguay seguiría al frente del bloque. La otra es que Venezuela sea suspendida según el Protocolo de Ushuaia, que incluye una cláusula que determina la suspensión de un país miembro del bloque en caso de quiebre democrático.

Esta última posibilidad ha aumentado considerablemente en las últimas semanas, luego de que Paraguay pidiera que se convocara una reunión de cancilleres del Mercosur para analizar la situación venezolana.

Fuentes del gobierno de Temer confirmaron a Reuters que el país pedirá que se discuta la suspensión del régimen chavista. "Es muy pronto para saber cómo avanzarán las cosas, pero Brasilia no hará nada para defender a ese gobierno venezolano".

LEA MÁS:

Brasil espera que la presión sobre Caracas lleve a Maduro a aceptar que se realice un referéndum revocatorio, que posiblemente le daría la victoria a la oposición.

El ministro de Relaciones Exteriores brasileño, José Serra, ha dicho que quiere que la política exterior se centre más en el comercio con Estados Unidos y con la Unión Europea y menos en lo que llamó "posturas políticas".

Serra también quiere que el Mercosur impulse negociaciones más flexibles para que sus integrantes logren acuerdos bilaterales.