Reuters
Reuters
AFP
AFP

El ejército de Irak, con ayuda de los bombardeos aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos , logró entrar a la ciudad de Faluya por el extremo sur del feudo controlado por la organización Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) y avanza para derrotar al grupo extremista en la zona.

El ataque comenzó al amanecer de este martes en la zona de Nuaimiya, donde las tropas iraquíes capturaron el 85% del terreno el día anterior, según informaron dos miembros de las fuerzas especiales.

Los combatientes de ISIS utilizaron túneles, desplegaron francotiradores y enviaron seis automóviles cargados de explosivos contra las tropas, pero fueron destruidos antes de alcanzar sus objetivos. Las fuerzas iraquíes sufrieron bajas, pero los responsables de la operación no ofrecieron más detalles.

Nuaimiya es una zona extensa, mayoritariamente agrícola, del sur de Faluya y la ofensiva del lunes fue el primer intento de las tropas iraquíes para avanzar sobre la ciudad tras expulsar a los insurgentes de áreas cercanas para estrechar el sitio.

Faluya, que está a 65 kilómetros al oeste de Bagdad, lleva dos años bajo control del grupo extremista y es la última ciudad importante en el oeste de Irak que sigue controlada por ISIS. Los insurgentes todavía tienen el control de partes del norte y el este del país además de la segunda ciudad iraquí, Mosul. En las afueras de Faluya, hacia el norte, se han encontrado túneles similares a los hallados en otros territorios controlados por ISIS.

AFP
AFP

La coalición liderada por EEUU y paramilitaries chiítas respaldados por Irán colaboran con el ejército de Bagdad en la operación para recuperar Faluya, aunque se espera que la lucha sea larga ya que los insurgentes tuvieron más de dos años para asentarse.

Jan Egeland, el secretario general del Consejo Noruego para Refugiados (NRC, por sus siglas en inglés) alertó sobre un incipiente desastre humanitario en el interior de Faluya dio la voz de alarma sobre la "catástrofe humanitaria" en Faluya, donde se cree que siguen atrapadas unas 50.000 personas en medio de los enfrentamientos. Los organismos de derechos humanos volvieron a pedir a las partes enfrentadas que abran un paso de seguridad para que los civiles puedan salir de la ciudad.

La NRC, que trabaja con refugiados y personas desplazadas dentro de Irak, señaló que la falta de comida, medicinas, agua potable y electricidad en la ciudad "está llevando a familias al borde de la desesperación".

Reuters
Reuters

Egeland agregó que solo una familia pudo escapar de la ciudad el lunes, desde el inicio de la ofensiva hace una semana, 554 familias huyeron de las inmediaciones de Faluya. "Las partes enfrentadas deben garantizar una salida segura para los civiles ahora, antes de que sea demasiado tarde y se pierdan más vidas", aseguró Egeland.

Se espera que

ISIS intensifique sus ataques en las principales ciudades del país

en un intento por distraer la atención de las fuerzas de seguridad lejos del frente. El lunes, la milicia radical se atribuyó la autoría de una cadena de atentados en Bagdad que dejó 24 muertos y decenas de heridos.



LEA MÁS: