AP
AP

Los talibanes ejecutaron el martes al menos a 16 pasajeros que viajaban en autobús en la provincia de Kunduz, en el norte de Afganistán, y tomaron como rehenes a varias decenas más, según informaron las autoridades locales.


Se trata del primer ataque de este tipo desde que, la semana pasada, la insurrección talibana designara a un nuevo líder, el mullah Haibatullah Akhundzada, un dignatario religioso de bajo perfil que sucede al mullah Mansour, abatido por un drone estadounidense en Pakistán.


AFP
AFP

Los talibanes "detuvieron a tres o cuatro autobuses e hicieron bajar a los pasajeros. Luego verificaron sus identidades", explicó un comandante de la policía local, Shir Aziz Kamawal, quien anunció un balance de 17 muertos a manos de los insurgentes.


"Dejaron ir a algunos pasajeros, pero aún tienen rehenes", agregó.


El vocero del gobernador de la provincia de Kunduz, Sayed Mahmud Danish, comunicó, por su parte, un balance de 16 muertos. "Tienen 30 rehenes", precisó.


AFP
AFP

Tribunal islámico


Según habitantes de la zona contactados por la agencia de noticias AFP, los talibanes instalaron un "tribunal islámico" en una mezquita local para verificar si las personas a las que mantienen como rehenes tienen alguna relación con las autoridades de Kabul.


Los talibanes suelen detener la circulación en las zonas donde están en posición de fuerza para verificar los identidad de los pasajeros y conductores. Ejecutan o retienen a aquellos que sospechan trabajan para el Gobierno.


"Ningún pasajero llevaba uniforme de policía, pero algunos pudieron haber trabajado en el pasado en las fuerzas del orden", explicó Shir Aziz Kamawal.


LEA MÁS:

La región de Kunduz es una de las más convulsionadas de Afganistán. Hace unos meses, los talibanes lograron conquistar la ciudad homónima durante unos días antes de ser expulsados. Desde entonces, se multiplicaron las ofensivas en todo el país.


Los esfuerzos por llevarlos nuevamente a la mesa de negociación con Kabul no dieron resultados. Expertos consideran que el nuevo líder talibán, el mullah Haibatullah Akhundzada, no cambiará la línea de su predecesor y rechazará cualquier tipo de diálogo.