162
162

Alberto Beraldi es el abogado defensor de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la causa conocida como "dólar a futuro" por la que fue procesada.


Pero antes de que Beraldi asumiera formalmente esa defensa, ya había comenzado a trabajar como abogado de una empresa de la ex presidenta: representa a una de las sobrinas de la ex jefa de Estado, Romina Mercado, que fue presidenta del directorio de la empresa hotelera Hotesur.


Ese expediente está a cargo del juez Julián Ercolini y allí se investiga si hubo lavado de dinero en los hoteles de los Kirchner a partir de operaciones realizadas por el empresario Lázaro Báez.


Allí se investiga también si fueron irregulares las contrataciones que hizo Aerolíneas Argentinas del hotel Alto Calafate, para que las tripulaciones de la línea estatal se alojaran en el hotel que es propiedad de la ex presidenta. Y se analiza además si efectivamente se ocuparon las 35.000 habitaciones que Aerolíneas Argentinas contrató entre 2008 y 2015 en el hotel Alto Calafate.


En esa causa se presentó Beraldi hace unos días para pedir que se investigue si la actual administración de Aerolíneas Argentinas cometió algún delito cuando decidió dar de baja el contrato que tenía con Alto Calafate y tomar los servicios del hotel Esplendor.


Beraldi citó una nota del diario Ámbito Financiero en la que se relataba que Aerolíneas había desestimado la oferta de Alto Calafate –que era la más barata por noche de alojamiento- y había contratado a Esplendor, un hotel está vinculado a la familia de Miguel Braun, secretario de Comercio de Mauricio Macri y también del Jefe de Gabinete Marcos Peña.


En la denuncia, a la que Infobae accedió en fuentes judiciales, Beraldi -basado en la nota mencionada- señala que Braun también tiene vinculación societaria con otros dos funcionarios importantes del macrismo: Gustavo Lopetegui y Mario Quintana.


Peña se despegó de la denuncia de Beraldi: "Nadie de mi familia directa tiene hoteles. No sé si en la época anterior hubo la decisión de contratar el hotel de la Presidenta, eso no lo sé. Nosotros no trabajamos de esa manera. Todos los procesos son transparentes, pueden quedarse tranquilos que la acusación es infundada" .


Es por esa vinculación entre el hotel y funcionarios del actual gobierno que el abogado de la ex presidenta solicitó que se ampliara la investigación por los delitos de negociaciones incompatibles con la función pública y enriquecimiento ilícito. Es decir que Beraldi pidió que se replique la acusación que pesa contra Fernández de Kirchner respecto de los funcionarios macristas.


En su solicitud, Beraldi le había solicitado a Ercolini "ampliar la pericia contable ordenada, incluyéndose dentro del temario la evaluación de los nuevos contratos suscriptos, en particular, la razonabilidad del precio contratado, así como también las razones por las cuales el hotel Alto Calafate, a pesar de contar con el precio más conveniente, fue excluido de la licitación".


Pero Ercolini consideró que este caso no tenía relación con la investigación que realiza respecto de Hotesur y Aerolíneas y mandó a sorteo el expediente. Intervienen en el caso el juez Sebastián Ramos y el fiscal Gerardo Pollicita quien deberá decidir si impulsa o no la investigación.