Tras el tedeum del 25 de mayo, la vicepresidente Gabriela Michetti habló con claridad sobre la relación entre el papa Francisco y el presidente Mauricio Macri: "No está todo clarísimo, yo soy parte del Gobierno y de la Iglesia. No es tan fácil explicar las cosas".


Luego, sobre las coincidencias entre los conceptos ideológicos que dieron origen al frente Cambiemos y la doctrina de la Iglesia, explicó: "Hay un plano que es lo que la doctrina social de la Iglesia nos indica a los cristianos, un poco el rumbo que hay que tener como cierto en los temas que hacen a lo público: una buena relación entre la libertad y la Justicia. Entre la libertad y la igualdad. Tratar de que el Estado pueda subsanar fallas que tenemos de origen, cuando todos nacemos tan distintos, con tantas diferencias de recursos. Pero también la libertad individual de cada ser humano de poder desplegar sus condiciones. Nosotros tenemos un proyecto político que no tiene diferencias con eso".


"Francisco cree que Mauricio Macri es una persona de buena madera"

"Creemos en un Estado que tiene que ocuparse de igualar y generar oportunidades. De la salud, de la seguridad, de la educación. Como lo hicimos en la Ciudad de Buenos Aires, donde gobernamos con esa idea", dijo Michetti.


Sobre el vínculo entre el líder del PRO y la máxima autoridad del Vaticano, aseguró: "Creo que el problema, en lo que todavía hay ruido, es cómo entiende Francisco nuestro proyecto, o si realmente él está convencido de que nosotros queremos ir hacia ese lugar. Tal vez, lo que falta sea más conversación, una charla y un mate entre el Presidente y el Papa. En algún momento en el que Francisco tenga tiempo para esto".



"Francisco cree que Mauricio Macri es una persona de buena madera. No tiene algo personal con él. Tenemos que tratar de contarle a fondo hacia dónde y cómo queremos ir. Tenemos valores muy similares", concluyó.


El cardenal Mario Poli encabezó este miércoles el tradicional tedeum del 25 de Mayo en la Catedral Metropolitana. Entre los asistentes a la celebración religiosa estuvieron Mauricio Macri, su esposa Juliana Awada; el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, las autoridades del Congreso y gran parte del gabinete de ministros.