El arrepentido Leonardo Fariña detalló en su declaración dónde se encontraba una presunta bóveda del empresario Lázaro Báez. Cuando fueron al lugar, los investigadores se encontraron con una gran cavidad oculta debajo de una estancia en El Calafate. Pero, hasta el momento, los investigadores no pueden asegurar si allí hubo realmente una bóveda.

La última declaración de Fariña, en la que el empresario pasó a integrar la nómina de testigos protegidos, le dio un nuevo impulso a la causa y derivó en nuevas imputaciones, entre ellas la de Cristina Kirchner. El fiscal Guillermo Marijuán, responsable de esa decisión, viajó en persona a Santa Cruz para comandar los operativos que ordenó el juez Sebasitán Casanello.

LEA MÁS: