Elisa Carrió presentó un escrito ante el juez Marcelo Martínez de Giorgi en el que solicitó que se la cite a prestar declaración indagatoria a Alejandra Gils Carbó por considerarla "partícipe necesaria de maniobras de encubrimiento agravado" respecto a Lázaro Báez y a Cristina Kirchner.


Al respecto, la diputada nacional planteó que "la Cámara se refirió a un enorme poder de presión que tuvo el empresario Báez, o directamente la ex presidente Kirchner, para manejar a parte del Poder Judicial y del Ministerio Público de la Nación. En el caso utilizar a una magistrada militante de sus ideas políticas – Gils Carbó– para lograr sus cometidos".