EFE 163
EFE 163

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) solicitó al Gobierno venezolano detener su "estrategia de cierre de medios de comunicación" y dar "acceso de manera inmediata" al papel prensa "sin discriminación alguna".

La SIP se refirió en particular al diario El Carabobeño y El Impulso y a los otros medios que ya "han debido cerrar" por falta de papel.

En una resolución aprobada en Punta Cana (este dominicano), donde la SIP concluyó su reunión de medio año tras cuatro días de debates, el organismo pide al Estado venezolano frenar el "uso del Poder Judicial como herramienta de persecución de la prensa".

En este sentido se refiere al caso del editor David Natera Febres, director del diario Correo del Caroní y condenado a cuatro años de prisión por difamación.

La SIP se refirió en particular al diario El Carabobeño y El Impulso y a los otros medios que ya "han debido cerrar" por falta de papel

Natera Febres fue condenado en marzo en un proceso judicial iniciado por Yamal Mustafá, empresario y funcionario de la empresa estatal Ferrominera del Orinoco, principal procesadora de hierro en el sur de Venezuela, a raíz de una serie de reportajes que divulgó el medio sobre casos de corrupción en esa empresa.

Mustafá, propietario del también diario regional Primicia, cumplió dos años de prisión por su vinculación en irregularidades en la empresa estatal y fue sobreseído el año pasado.

Por último, la SIP solicita al Estado venezolano el "acatamiento" del fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que exige la devolución de la señal y los equipos de transmisión de Radio Caracas Televisión.

El caso RCTV se remonta al 27 de mayo de 2007 cuando, por orden directa del fallecido presidente venezolano, Hugo Chávez, el Gobierno cerró la emisora de señal abierta y confiscó sus 48 estaciones repetidoras y equipos de transmisión.

LEA MÁS:

Argentina y Cuba avanzan en libertad prensa

En su documento final al término de su reunión de medio año, que se ha celebrado desde el pasado viernes hasta este lunes, la SIP asegura que en Argentina, Cuba, Paraguay y República Dominicana "se pueden indicar cambios positivos, en algunos casos, parcialmente".

En Argentina, indica la SIP en su documento de clausura, el nuevo Gobierno ha dejado la agresión contra la prensa independiente y también eliminó la subvención de publicidad oficial para medios relacionados o amigos del Ejecutivo. Además, se presentó un proyecto de ley de acceso a la información pública.

"El nuevo Gobierno argentino ha dejado la agresión contra la prensa independiente"

En el caso de Cuba reconoce que "si bien en otros aspectos tiene mucho para mejorar, el tratamiento hacia la prensa internacional se ha suavizado" tras la normalización entre las relaciones entre Washington y La Habana.

Sin embargo, sobre este país dice que siguen aplicándose represiones y solo en el mes de marzo hubo 1.200 detenciones, 319 de ellas durante la reciente visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, al país.

La SIP también advierte de que la censura, las restricciones, presiones y amenazas contra medios de comunicación, sus dueños o sus periodistas tampoco cesan en Bolivia, Ecuador, Venezuela, El Salvador y México.