163
163

En la gráfica se ven cuatro niñas posando para la nueva colección de Gapkids, pero lo que despertó la polémica entre los usuarios fue que la niña más alta, que es blanca, descansa su brazo en la cabeza de una niña afroamericana de menor estatura.

La imagen provocó una crítica tan fuerte que la compañía de ropa pidió disculpas y anunció que retirará la publicidad. Sin embargo, las opiniones están divididas.

Para algunos ha resultado por lo menos insultante, si no intencionalmente racista, y dicen refleja una falta de consideración por parte de Gap. La empresa, a su vez, emitió un comunicado en el que defiende los valores de la "diversidad y la inclusión".

En contrapartida, consideraron que es una observación exagerada por parte de un grupo de personas: "No hay nada de malo con esta foto, una niña es más alta que la otra y así fue como las posaron. No tiene nada de racista", publicó la usuaria @1967butterfly en Twitter.

La versión opuesta

La discusión trascendió de las redes sociales a las columnas de opinión. La periodista Kirsten West Savali escribió en la revista The Root, un medio que aborda la temática de la cultura negra, que la publicidad agrava "la sensación de que los cuerpos negros son menospreciados y colocados para servir de utilería para que los cuerpos blancos puedan verse mejor y ser admirados".

Finalmente, para dar cierre a la discusión, Gap publicó un comunicado en el que recalca: "Reemplazaremos la imagen con una foto diferente de la campaña que insta a chicos y chicas en todas partes a ser ellos mismos y sentir orgullo de lo que los hace únicos".