162
162

La actividad de los "trapitos" se transformó en una de las cuestiones más difíciles de resolver para el gobierno de la Ciudad. Es que desde que llegó el PRO al poder, en diciembre 2007, las autoridades no pudieron encontrarle una solución a uno de los principales reclamos de los vecinos.

Mientras tanto, los inconvenientes se agudizaron: cada vez son más los barrios en donde actúan bandas mafiosas que extorsionan a los conductores para que paguen un canon por estacionar su vehículo en la vía pública.

La iniciativa a la que se refiere Larreta sufrió varios reveses en la Legislatura cada vez que el PRO intentó forzar su sanción. Sucede que el partido gobernante nunca logró el consenso necesario para avanzar con su aprobación. Hoy tiene el mismo problema: cuenta con 28 legisladores propios y necesita sumar al menos otros tres.

¿Qué se debería hacer con los ...

Francisco Quintana, presidente del bloque macrista, confirmó que ya están trabajando para volver a presentar un proyecto que contempla la prohibición de la actividad: "Vamos a insistir, para nosotros es prioritaria la protección del espacio público de la Ciudad".

Históricamente el PRO se enfrentó a la postura del kirchnerismo, que pretendía crear un registro de cuidacoches. Sin embargo este año surgió una tercera opción, de una legisladora que avala la prohibición en general pero busca permitir que la custodia de autos en la vía pública se transforme en una salida laboral para personas socialmente vulnerables.

La diputada Natalia Fidel argumentó que su propuesta pretende resolver la problemática con una opción "innovadora e inclusiva" que contempla la creación de un régimen de excepción para que personas desocupadas puedan convertirse en cuidacoches legales.

En Niceto Vega al 5500 los \trapitos\
En Niceto Vega al 5500 los \trapitos\" apelan a los conos. " @AlertasTransito 162

Actualmente existe una multa para las personas que piden dinero a los automovilistas para dejarlos estacionar. La sanción es de uno a dos días trabajo de utilidad pública o de $200 a $400 de multa, que puede elevarse al doble para el organizador.

Sin embargo no hay antecedentes de un caso que haya avanzado en la Justicia hasta la aplicación de la sanción. Los funcionarios dicen que es muy difícil poder probar la contravención. Incluso de poco sirvió la transferencia de la Policía Federal a la Ciudad para poder controlar esta situación.

Hay distintos "nichos" de la Capital Federal que se transformaron en un "botín de oro" para los cuidacoches. Los fines de semana es imposible estacionar sin pagar en zonas de bares y restaurantes. Palermo y Cañitas suelen ser las zonas más caras. Incluso hay avenidas donde se organizan hasta tres filas de autos estacionados con el aval de boliches que ofrecen el servicio de "valet parking" apropiándose del espacio público que es de todos los vecinos.

El fútbol es otra excusa que genera ingresos millonarios para los "trapitos". En la mayoría de los casos, el negocio es administrado por las barras locales que horas antes de los partidos piden dinero para habilitar el estacionamiento de los hinchas.

El año pasado, durante la campaña electoral, la massista Florencia Arietto había presentado un proyecto de ley para cortar de raíz con uno de los principales focos de recaudación de los violentos del fútbol. Esta iniciativa también contemplaba los casos de recitales y show masivos.